Hace ya algunos años llegó a mi oficina una jovencita a hacer un verano de la ciencia, una de esas estancias cortas para incentivar a los jóvenes estudiantes de licenciatura a hacer ciencia. Esa jovencita con el paso de los años se ha convertido en una investigadora con membrecia en el Sistema Nacional de Investivadores, un logro personal muy importante.

Sus logros académicos se han vuelto muy importantes para la ciencia internacional, nacional (México) y sobre todo estatal (Yucatán). Esto no ocurre a menudo, muchas veces el beneficio es solo personal y familiar pero en este caso su trabajo aunado al apoyo del equipo de trabajo en el que se desenvolvió  ha dado un fruto muy importante: El IVAKY.

El IVAKY es el acrónimo de “índice de la vulnerabilidad del acuífero kárstico yucateco”.  El objetivo del IVAKY fue identificar aquellas superficies del estado de Yucatán que deben ser cuidadas porque en ellas el agua subterránea se encuentra expuesta a la contaminación. Y es que en Yucatán el agua subterránea se encuentra a escasa profundidad y de no cuidarse es posible que en un futuro no lejano se tengan problemas de abasto para las actividades de la vida diaria.

El IVAKY se construyó con base en:

a) un mapa geomorfopedológico escala 1:50 000,  que contiene la densidad y tipología de las depresiones kársticas

b) las asociaciones edáficas en cada unidad geomorfopedológica.

c) el factor clima es incluido a través de la longitud del periodo de lluvias que considera cantidad, distribución e intensidad de la lluvia.

fig5_ivaky

Los tres factores (relieve, suelos y clima) se ponderaron con el proceso de análisis jerárquico (AHP) utilizando sistemas de información geográfica.

El anillo de cenotes y parte de la zona noreste presentan el nivel extremo de vulnerabilidad y  por lo mismo estas zonas deben protejerse para cuidar la calidad del agua. En estas zonas   predominan cenotes o dolinas en contacto con el acuífero y suelos como los Nudilithic Leptosols (menores de 5 cm de profundidad), Lithic Leptosols (menorers de 10 cm de profundidad) y Rendzic Leptosols (menores de 25 cm de profundidad), ocupando 19% de la superficie estatal.

Los niveles bajos y muy bajos de vulnerabilidad se ubican en el sur de Yucatán en áreas de igual o mayor a 50 msnm, con una densidad baja  a media de depresiones kársticas (hoyos en el suelo) y Luvisols (Kankab), Vertisols (Yaxx hom) y Stagnosols (Akalches), asociados con Leptosols del tipo Hay luum, Pus luum, Chochol, Chich luum y Tzekel (12% de la superficie estatal).

El trabajo es relevante tanto por su aplicabilidad como porque academicamente contiene tres temas académicos perfectamente relacionados, las geoformas, suelos y climas del estado de Yucatán.

Es así como los apoyos a la ciencia se regresan con creces a la sociedad.

La referencia completa es:

Aguilar, Y., F. Bautista, M. Mendoza, O. Frausto, T. Ihl y C. Delgado. 2016. IVAKY: Índice de la vulnerabilidad del acuífero kárstico yucateco a la contaminación. Revisa Mexicana de Ingeniería Química, 15: 913-933.

http://rmiq.org/iqfvp/Pdfs/Vol.%2015,%20No.%203/IA1/IA1.html