Clasificación climática

Clasificación climática

El módulo de clasificación climática está fundamento en la clasificación climática descrita en las investigaciones de Enriqueta García mejorado por Skiu implementado sobre Clic-MDv3.0. La interface recoge la información climática procesada por el software para realizar la clasificación, analizando las temperaturas mensuales máximas, medias, mínimas y la precipitación estación por estación. La clasificación se obtiene hasta nivel de subtipo, obteniendo además la sequía estacional para cada mes en el que se presente.

La interface está compuesta por las secciones tabla de resultados (1), filtro de estaciones climáticas (2), coordenadas (3), función calcular (4) y opciones de exportación (5).

En la tabla de resultados se listan la clave, nombre, latitud, longitud, altitud, intervalo temporal de análisis, precipitación promedio acumulada, promedio de la temperatura media, índice P/T, promedio mensual acumulado de la precipitación de enero a diciembre, promedio de la temperatura media de enero a diciembre, tipo de clima para cada estación registrada en la base de datos.

La sección filtro de estaciones le indica al software que estaciones climáticas se deben de analizar del conjunto de estaciones registradas, mediante el uso de los controles país y estado.

La sección “coordenadas” permite mostrar la localización geografía de las estaciones en formato decimal o sexagesimal necesario por el sistema de información geográfico, además es posible exportar la tabla de resultados desde la sección del mismo nombre a una hoja de Excel en formato *.xlsx o a un archivo de texto con formato de texto plano *.txt

Referencias

Lira Colorado Ramón (2010). Manual de usuario (Estaciones climatológicas en Google Earth). Recuperado de https://smn.conagua.gob.mx/

Bautista F., A. Pacheco., D.A. Bautista-Hernández. 2014. Análisis del cambio climático con datos mensuales (Clic-MD). Skiu. 92 pp.

Funciones modificación de datos

Funciones modificación de datos

Las nuevas funciones de Clic-MDv3.0 mejoran sustancialmente el cálculo e identificación de los valores faltantes en las matrices climáticas, permitiendo detectar los espacios/huecos de forma sistematizada y manual a criterio del investigador. La mejora reestructura la interface acelerando la carga de las estaciones paginando los registros 25 a la vez por pantalla, omitiendo así los longevos tiempos de espera más marcados en ordenadores de recursos informáticos básicos.

La interface está integrada por las secciones búsqueda (1) y modificación de datos (2). La sección búsqueda se destina a localización de las estaciones de conflicto que presenta inconsistencias en los datos, errores menores en los registros, datos faltantes o incluso datos anómalos.

Los controles marcados en color rojo de la sección búsqueda permiten controlar la paginación de los registros de izquierda a derecha las funciones de los botones son primera página; página anterior; actualizar página actual; siguiente página y última página. Los controles de la parte superior de la sección búsqueda permiten filtrar las estaciones por los campos referencia, nombre, país y estado mostrando únicamente las estaciones que concuerdan con el patrón de búsqueda.

ANUNCIO: Programa para analizar el cambio climático con datos mensuales, fabautista@actswithscience.com

Verificar continuidad temporal. La interface de identificación de la linealidad temporal ha sido renovada con colores, formas y figuras mucho más amenas al usuario, permitiendo detectar este tipo problemas con el uso de colores o ausencia de los mismos, la interface analiza las matrices de variables climáticas en paralelo identificando la linealidad temporal con el color verde y cuando no existe con ausencia del color. La linealidad temporal hace referencia a la continuidad de los registros en el tiempo ingresados al software indicando la ausencia de los registros posteriores o anteriores, el comportamiento de los registros faltantes se puede analizar tabular mente o incluso gráficamente.

El algoritmo de interpolación identifica los bloques con las temporalidades continuas, buscando los espacios vacíos o huecos en las matrices representados por el valor 999.99 con el fondo de la celda de color rojo. La interpolación de estos espacios vacíos se realiza mediante el promedio de cinco valores intercalados entre anteriores y posteriores, siempre y cuando la temporalidad sea lineal y no existan saltos ni valores previamente calculados utilizados para calcular el nuevo valor a estimar.

El procedimiento se realiza en paralelo para las cuatro matrices climáticas (temperatura máxima, media, mínima y precipitación) los valores son estimados automáticamente, siempre que cumplan con los requerimientos descritos. El proceso puede ser forzado por el usuario seleccionando verticalmente el valor a estimar y los valores a promediar seguido de un clic secundario sobre la selección haciendo clic en la opción “manual” del menú contextual de forma instantánea se promedian los valores y se agrega la estimación resultante en el espacio vacío marcando la celda con color de fondo amarillo.

Referencias

Lira Colorado Ramón (2010). Manual de usuario (Estaciones climatológicas en Google Earth). Recuperado de https://smn.conagua.gob.mx/

Bautista F., A. Pacheco., D.A. Bautista-Hernández. 2014. Análisis del cambio climático con datos mensuales (Clic-MD). Skiu. 92 pp.

Nuevo módulo de Clic-MDv3.0 descarga automatizada SMN

Nuevo módulo de Clic-MDv3.0 descarga automatizada SMN

El nuevo módulo externo de Clic-MDv3.0 permite realizar la descarga de forma automática de las 5420 estaciones climatológicas del sistema meteorológico nacional (SMN) y la comisión nacional del agua (CONAGUA) https://smn.conagua.gob.mx, se clasifican en las categorías operativas con 3200 y suspendidas con 2220 las cuales son descargas en formato de texto plano tabulado (Lira-Colorado, 2010). El sistema de SMN se despliega sobre la aplicación de Google Earth®

El procedimiento de descarga inicia con la ejecución del módulo desde el archivo STSv1.0.bat que automáticamente se carga en la terminal de la plataforma de Windows descargando el fichero “EstacionesClimatologicas.kmz” del SMN en la raíz del directorio de ejecución que contiene los hipervínculos al servidor, donde está almacenada la información climatológica de aquí en adelante el algoritmo dividí el proceso en dos fases por una parte analiza secuencialmente el fichero localizando los hipervínculos de la información climatológica mensual y por otro lado descarga la información climatológica del servidor en formato *.txt creando las carpetas operativas, suspendidas y agrupando los archivos descargados según corresponda en estas carpetas, los archivos descargando son nombrados con el código clave de cada una de las estaciones.

El proceso de análisis secuencial y descarga continua, demanda un constante uso de los recursos informáticos generando tiempos de respuesta amplios por lo que en la primera aproximación de la fase de desarrollo se implementó en un proceso por separado del software Clic-MDv3.0 haciendo más estable el comportamiento del módulo sin afectar al software.

En próximas versiones el módulo se embeberá dentro del software mediante el uso del paradigma Multithreaded del propio lenguaje de desarrollo, implementado además la descarga de los bloques de información normales, estadísticas, valores extremos e información diaria con la implementación de filtros que permitan descargar la información por estado.

La estructura de control del algoritmo crea el directorio temporal KMZ en la raíz del módulo, que contiene las carpetas OPERATIVAS, SUSPENDIDAS al igual que los recursos internos del fichero “EstacionesClimatologicas.kmz”. El archivo doc.kml contiene los hipervínculos y la localización geográfica de cada una de las estaciones.

Referencias

Lira Colorado Ramón (2010). Manual de usuario (Estaciones climatológicas en Google Earth). Recuperado de https://smn.conagua.gob.mx/

Bautista F., A. Pacheco., D.A. Bautista-Hernández. 2014. Análisis del cambio climático con datos mensuales (Clic-MD). Skiu. 92 pp.

Programa para analizar el cambio climático con datos mensuales, fabautista@actswithscience.com
El tren maya: ¿Cuál debería ser el debate?

El tren maya: ¿Cuál debería ser el debate?

Hay voces a favor y en contra de la construcción del tren maya. Unos por la defensa de la biodiversidad; otros por la defensa del agua que es escasa y/o de mala calidad; algunos en defensa de los sitios arqueológicos; y muchos más por el despojo de las tierras a sus dueños originarios. Las voces a favor del tren hablan del mejoramiento de la economía; fuentes de empleo; de servicios; de una mejor calidad de vida de las comunidades mayas; de progreso en general.

Las voces en contra también tienen el referente del “progreso” que ha traído el turismo de playa y de lujo a Cancún, ese desarrollo turístico generador de grandes fortunas, pero con un desarrollo social muy desigual, en beneficio solo para unos pocos.

Sin embargo, si se desea el progreso y modernización de las comunidades mayas la pregunta debería ser: ¿Cómo lo hacemos bien? Con la mayor parte de las ventajas de progreso y con las menores desventajas en todos los sentidos.

La construcción del tren maya se hará de manera anárquica o de manera ordenada y planeada dependiendo del nivel de involucramiento de la población de la comunidad científica y de los técnicos con experiencias.

El tren pasará por al menos tres tipos de karst y los territorios bajos de Tabasco: a) reciente (planicies subhorizontales, Leptosoles, cenotes pequeños y acuíferos someros); b) joven (planicies onduladas, Leptosoles, Cambisoles y Luvisoles con cenotes, uvalas y acuífero cercano); c) maduro (lomeríos y montañas con Luvisoles y Vertisoles, con uvalas, poljes y acuíferos más profundos) (Bautista et al., 2005ab; Bautista et al., 2011; Bautista et al., 2015; Aguilar et al., 2013, 2016ab; Fragosos et al., 2014, 2017, 2019). Cada uno de ellos con diferentes riesgos de colapso, inundación, sequías, golpes de calor y temperaturas bajas, incendios, y contaminación (Ihl et al., 2007). Cada tipo de karst cuenta con diversos tipos de cubierta vegetal (Flores y Espejel, 1999) y con diversos tamaños de población, así como también cada tipo de karst cuenta con diferentes tipos acuíferos en cantidad y calidad (Delgado et al., 2010).

Las preguntas principales deberán ser:

¿Qué tipo y tamaño de ciudad es la más adecuada para cada tipo de karst?

¿Cuánta gente podrá soportar cada ciudad?

 

¿Cómo deberán construirse esas ciudades, casas y vías del tren considerando los tipos de roca, clima, suelo, etc.? ¿Dónde y de qué tamaño deberán ser las reservas de agua? ¿Dónde y de qué tamaño deberán ser las zonas de protección de flora y fauna? ¿Dónde y de que tamaño serán las zonas agrícolas, industriales y de servicios? ¿Cuáles deberán de ser las reglas de uso del agua, extracción, tratamiento y descarga? ¿Cómo deberán tratarse o confinarse los desechos sólidos? ¿Cómo se regularán las emisiones de gases a la atmósfera?

En la península de Yucatán hay una gran cantidad de investigadores que por muchos años han realizado diagnósticos sobre todos los temas ambientales y sobre la biodiversidad; sin embargo, lo que ahora se requiere es hacer planes de desarrollo. Una consultora grande y exitosa como GAIA https://gaiaonline.mx/quienes-somos-2/ que cuenta con más de 100 expertos en todos los campos del saber podrían ayudar en la planeación de las ciudades, incorporando los conocimientos de los expertos locales.

El desarrollo social requiere empleo (ingresos dignos), salud (gratuita ante salarios bajos), educa

ción (para la vida y para el trabajo no solo para los grados), ahorro y leyes justas para todos. ¿Cuáles son los planes de atención a la salud? ¿Cuáles son los planes para dar educación a la población? ¿Cómo se fomentará el ahorro? ¿Qué ventajas económicas tendrán las comunidades mayas? Esto debe ser regulador y legislado por el gobierno, no puede dejársele al “mercado”.

Debe haber un plan maestro de turismo cultural, arqueológico, culinario y de naturaleza muy bien diseñado e instrumentado donde la cultura maya sea el centro y donde los mayas sean algo más que mano de obra muy barata. El modelo chino de turismo es un gran ejemplo por seguir (Bautista et al., 2019)

Como ya se ha escrito: El problema no es la construcción del tren maya, el problema principal es la forma de administración, a quien beneficiará finalmente. Si se sigue el modelo de turismo imperante en Cancún y en la Riviera maya, es claro que el beneficio para las comunidades locales será mínimo y tal vez sean mayores los perjuicios. Un turismo donde el 90% de las utilidades salen del país no conviene a las comunidades mayas. Un turismo de lujo rodeado de comunidades pobres será lo peor que podría pasar. Por lo contrario, un turismo manejado por el estado o por particulares pero con leyes claras de beneficio social que capacite a las comunidades locales y que controle las actividades, que sea incluyente con los actuales dueños de la tierra podría ser un gran motor del desarrollo local y un generador de riqueza para las comunidades mayas (Bautista et al., 2019).

 

Referencias

Aguilar, Y., F. Bautista, M. Mendoza, O. Frausto, T. Ihl y C. Delgado. 2016a. IVAKY: Índice de la vulnerabilidad del acuífero kárstico yucateco a la contaminación. Revisa Mexicana de Ingeniería Química, 15(3): 913-933.

Aguilar, Y., F. Bautista, M. Mendoza, O. Frausto, y T. Ihl. 2016b. Density of karst depressions in Yucatan state, México. Journal of Studies of Cave and Karst. 78(2): 51-60.

Aguilar Y., F. Bautista, M. E. Mendoza y C. Delgado. 2013. Vulnerability and risk of contamination karstic aquifers. Tropical and Subtropical Agroecosystems, 16: 243 – 263.

Bautista, F., E. Batllori, M. A. Ortiz, G. Palacio y M. Castillo. 2004. El origen y el manejo maya de las geoformas, suelos y aguas en la Península de Yucatán. In Caracterización y manejo de suelos de la Península de Yucatán: Implicaciones Agropecuarias, Forestales y Ambientales, F. Bautista y G. Palacio (eds.). Universidad Autónoma de Campeche y Universidad Autónoma de Yucatán. Campeche, México. p. 21-32.

Bautista F., Ma. S. Diáz-Garrido, J.L.M. Castillo-González y A.J. Zinck. 2005a. Spatial heterogeneity of the soil cover in the Yucatán Karst: comparison of Mayan, WRB and numerical classification. Euroasian Soils Science. 38(S1): 80-87.

Bautista F. y G. Palacio. (Editores). 2005b. Caracterización y manejo de suelos en la Península de Yucatán: implicaciones agropecuarias, forestales y ambientales. Universidad Autónoma de Campeche, Universidad Autónoma de Yucatán y SEMARNAT. ISBN 968 5722-13-7. Tiraje de 1000 ejemplares. Arbitrado por capítulos.

Bautista F., O. Frausto, T. Ihl e Y. Aguilar. 2015. Actualización del mapa de suelos de Yucatán utilizando un enfoque geomorfopedológico y WRB. Ecosistemas y Recursos Agropecuarios, 2: 303-315.

Bautista F., G. Palacio, P. Quintana y A. J. Zinck. 2011. Spatial distribution and development of soils in tropical karst areas from the Peninsula of Yucatán, Mexico. Geomorphology. 135: 308–321.

Bautista F. 2019. El manejo del karst en Vietnam y en China: ejemplos para la Península de Yucatán. En: Conocimientos y saberes sobre el karst de México. O. Frausto (Coordinador). Acts With Science. 237-251 pp.

Delgado C. C., Pacheco A. J., Cabrera S. A., Batllori S. E., Orellana R. y Bautista F. 2010. Quality of groundwater for irrigation in tropical karst environment: the case of Yucatán, México.Agricultural water management. 97, 1423-1433.

Flores, J. S. y I. Espejel. 1994. Tipos de vegetación de la península de Yucatán, Etnoflora yucatanense. Fascículo 3. Universidad Autónoma de Yucatán. Yucatán, México. 136 p.

Flores, J. S. 2001. Leguminosae (Florística, Etnobotánica y Ecología). Fascículo No. 18. Etnoflora Yucatanense. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. UADY. 320 p.

Flores, J. S. 2002. Guía ilustrada de la flora costera representativa de la península de Yucatán. Programa Etnoflora Yucatanense. Fascículo 19. Universidad Autónoma de Yucatán. 133 p.

Fragoso-Servón P., Pereira-Corona A., y Bautista F. 2019. The karst and its neighbors: digital map of geomorphic environments in Quintana Roo, Mexico. Journal of Cave and Karst Studies. 81(2): 113-122.

Fragoso-Servón, P., A. Pereira, F. Bautista, y G. Zapata. 2017. Digital Soil Map of Quintana Roo, Mexico. Journal of maps. 13 (2): 449-456.

Fragoso-Servón P., F. Bautista, O. Frausto y A. Pereira. 2014. Caracterización de las depresiones kársticas (forma, tamaño y densidad) a escala 1:50,000 y sus tipos de inundación en el Estado de Quintana Roo, México. Revista Mexicana de Ciencias Geológicas, 31(1): 127-137.

Ihl T., O. Frausto, J. Rojas, S. Giese, S. Goldacker, Bautista F. y G. Bocco. 2007. Identification of geodisasters in the state of Yucatan, Mexico. Neues Jahrbuch für Geologie und Paläontologie (N. Jb. Geol. Paläont). 246 (3). 299-311

Anuncio de Computación y algo más.

Modelos de degradación y conservación del suelo utilizando el software Soil & Enviroment.

Modelos de degradación y conservación del suelo utilizando el software Soil & Enviroment.

El suelo es un recurso no renovable y su degradación puede llegar a afectar de manera permanente los bienes y servicios que recibimos de este (Alimentos, fibras, agua, aire limpio, etc.). Por el contrario, la degradación del suelo genera problemas ecológicos y sociales que surgen de su mal manejo, como deslizamientos con pérdidas materiales y humanas, erosión, perdida de la fertilidad, compactación, salinización, sellado, contaminación, pérdida de biodiversidad, perdida de materia orgánica, emisiones de CO2 entre muchos otros (Bouma, 2009; Blum, 2005). Los escenarios sobre la biodiversidad para el año 2100 muestran que el manejo de suelo será el principal determinante de su pérdida, incluso con un efecto mayor que el clima (Sala, 2000). Un mal manejo del suelo tiene efectos a diferentes escalas, que van desde lo local hasta lo global (Lambin, 2001; Sala, 2000), por ello, el suelo debe de ser uno de los factores clave dentro de la planeación del uso del territorio (Lehman, 2010). Programas como Soil & Enviroment son capaces de generar evaluaciones que son de utilidad para mejorar planeación del suelo. Una de las ventajas de este programa es que partiendo de una cantidad mínima de datos de un perfil se pueden generar evaluaciones ambientales de las propiedades cualitativas y cuantitativas del suelo, estas se evalúan como dentro de una escala de valores de 1-5, los valores representan “aptitudes” o “restricciones” que tiene el suelo para realizar determinadas funciones: Muy alta, alta, intermedia, baja, muy baja (Bautista et al. 2018). Todos estos valores se generan para cada una de las siguientes funciones ambientales: Hábitat humano, naturalidad, archivo natural, archivo cultural, descomposición de compuestos orgánicos, recarga de acuíferos, retención de nutrimentos, sorción de metales pesados y calidad agrícola. El software permite la modelación de escenarios de conservación y degradación de suelos y los efectos en las funciones ambientales de los perfiles. Un caso de aplicación de este estudio se realizó en la zona montañosa del estado de Michoacán en donde se estudiaron varios perfiles de suelo y usando el software Soil & Enviroment se modelaron dos escenarios de degradación y uno de conservación, así como el estado actual del suelo para cada perfil, los resultados (Figura 1) permiten una comparación sobre el uso más óptimo para cada lugar (Gallegos, et al. 2019). El uso del suelo es una actividad de se debe de realizar en coordinación con la sociedad civil, científicos y tomadores de decisiones (Blum, 2005,). La información científica es de mucha utilidad ya que permite determinar las condiciones actuales del suelo y además de permitirse modelar el impacto que tendrán futuras acciones sobre este, este enfoque está siendo adoptado por países que han tenido grandes cambios en muy poco tiempo como China (Liang, 2013), sin embargo no es excluyente para otras escalas ya que como se comentó anteriormente son necesarias diferentes consideraciones y valoraciones en donde se representen los diferentes intereses, valores y funciones que tiene el suelo.
Anuncio de Computación y algo más. Manda mensaje a fabautista@computacionyalgomas.com

Referencias

Bautista, F., A. Galleros, y A. Pacheco. An analisys of the enviromental functions of soil profile data. 2nd edition. 2016. Reprint, México, 2016. Blum, Winfried E. H. “Functions of Soil for Society and the Environment”. Reviews in Environmental Science and Bio/Technology 4, núm. 3 (el 1 de agosto de 2005): 75–79. https://doi.org/10.1007/s11157-005-2236-x. Bouma, J. “Soils Are Back on the Global Agenda: Now What?” Geoderma 150, núm. 1 (el 15 de abril de 2009): 224–25. https://doi.org/10.1016/j.geoderma.2009.01.015. Gallegos, Ángeles, Dante López-Carmona, y Francisco Bautista. “Quantitative Assessment of Environmental Soil Functions in Volcanic Zones from Mexico Using S&E Software”. Sustainability 11, núm. 17 (enero de 2019): 4552. https://doi.org/10.3390/su11174552. Lambin, Eric F., B. L. Turner, Helmut J. Geist, Samuel B. Agbola, Arild Angelsen, John W. Bruce, Oliver T. Coomes, et al. “The Causes of Land-Use and Land-Cover Change: Moving beyond the Myths”. Global Environmental Change 11, núm. 4 (el 1 de diciembre de 2001): 261–69. https://doi.org/10.1016/S0959-3780(01)00007-3. Lehmann, Andreas, y Karl Stahr. “The Potential of Soil Functions and Planner-Oriented Soil Evaluation to Achieve Sustainable Land Use”. Journal of Soils and Sediments 10, núm. 6 (el 1 de septiembre de 2010): 1092–1102. https://doi.org/10.1007/s11368-010-0207-5. Liang, Si-Yuan, Andreas Lehmann, Ke-Ning Wu, y Karl Stahr. “Perspectives of Function-Based Soil Evaluation in Land-Use Planning in China”. Journal of Soils and Sediments 14, núm. 1 (el 1 de enero de 2014): 10–22. https://doi.org/10.1007/s11368-013-0787-y. Sala, Osvaldo E., F. Stuart Chapin, Iii, Juan J. Armesto, Eric Berlow, Janine Bloomfield, Rodolfo Dirzo, et al. “Global Biodiversity Scenarios for the Year 2100”. Science 287, núm. 5459 (el 10 de marzo de 2000): 1770–74. https://doi.org/10.1126/science.287.5459.1770.
Anuncio de Skiu, desarrollamos tu aplicación móvil. Manda mensaje a fabautista@actsiwthscience.com
Razones para cuidar el anillo de cenotes: Homún Yucatán y alrededores

Razones para cuidar el anillo de cenotes: Homún Yucatán y alrededores

Yameli Aguilar1,2, Francisco Bautista1,3 y Fátima Tec Pool4

1Asociación mexicana de estudios del karst http://www.amek.org.mx/; 2 Instituto nacional de investigaciones forestales, agrícolas y pecuarias yaguilarduarte@gmail.com; 3 Centro de investigaciones en geografía ambiental, Universidad Nacional Autónoma de México. leptosol@ciga.unam.mx; 4Grupo Espeleológico Ajau fatima.tec@ajau.org.mx

Introducción

Recientemente se han realizado manifestaciones y protestas ante el establecimiento de una mega-granja de cerdos en una zona declarada como Reserva Estatal Geohidrológica. Como en todo conflicto existen voces a favor y voces en contra; sin embargo, el problema no ha sido solucionado y las posiciones se radicalizan.

Las opiniones a favor, del gobierno, aducen que todos los permisos están en regla y que el promovente (dueño de la granja) ha realizado todos los procedimientos dentro de la ley, cumple con el ordenamiento ecológico del territorio del estado de Yucatán; con lo dispuesto en cuanto al tratamiento de desechos (gases, líquidos y sólidos) y con los requerimientos municipales. Además, se habla de la generación de algunas decenas de empleos fijos.

Por otro lado, los pobladores se encuentran preocupados por la preservación de los cuerpos de agua, los cuales les generan empleos relacionados con el turismo rural y de bajo impacto, para el cual se han preparado y del cual viven varias centenas de familias. Ellos saben que los malos olores y la contaminación de los cenotes tendrían un impacto negativo que acabaría con sus empleos.

El objetivo de este texto es documentar científicamente la importancia de la conservación del territorio denominado “Reserva Estatal Geohidrológica” donde se localiza el municipio de Homún, Yucatán y en el cual se está planteando el desarrollo de la porcicultura con la finalidad de que esta información sirva como antecedente para una mejor toma de decisiones en torno al manejo del territorio.

Zona geomorfoedafologicamente frágil

Homún, al igual que otros municipios que colindan a su alrededor como Cuzamá, Tekit, Sanahcat, Huhí, entre otros, se ubican en una región hidrogeológicamente estratégica ya que básicamente se encuentran en la zona central del semicírculo de cenotes.

Esta región en particular presenta las siguientes características:

  • Son planicies kársticas de menos de 20 msnm (Aguilar et al., 2016 a; Bautista et al., 2015).
  • Poseen un gran número de cenotes y grutas. Muchos de estos cenotes son de tipo abierto, semiabierto y caverna. Únicamente en Homún, se han registrado 300 cenotes, según la información de los pobladores que habitan ahí, por lo que es una zona de muy alta permeabilidad.
  • Los suelos dominantes son suelos delgados y pedregosos conocidos como Leptosoles (LP), pero de diferentes tipos, tales como Leptosoles nudilíticos (menos de 5 cm de profundidad), Leptosoles líticos (menos de 10 cm), Leptosoles réndzicos (hasta 25 cm). Los LP pueden también estar asociados con afloramientos rocosos (lajas) u otros suelos un poco más profundos como los Cambisoles (CM) (Bautista et al., 2015).
  • Acuíferos poco profundos con evidencias de contaminación. Se ha confirmado la presencia de nitratos (Pacheco-Ávila, 2002; Pérez y Pacheco, 2004; Pacheco-Ávila et al., 2004), coliformes fecales (Pacheco et al., 2004; Hoogesteijn-Reul et al., 2015) plaguicidas (Polanco-Rodríguez et al., 2014), metales, esteroles fecales (Arcega-Cabrera et al., 2014) y que aumentan sus concentraciones en el agua subterránea después de las temporadas de lluvias (Pácheco-Ávila et al., 2004; Arcega-Cabrera et al., 2014), que indica el proceso de lavado de suelos.
  • También hay evidencia de que es una zona de recarga, reflejándose en las características fisicoquímicas particulares de las aguas subterráneas tales como pH ligeramente ácidos, menor conductividad eléctrica y concentración de iones inferiores a las presentes en los acuíferos noroeste y noreste de la entidad (Pérez-Ceballos et al., 2012).
  • Debido a las características principalmente geomorfopedológicas anteriormente descritas, se ha catalogado esta zona como de “vulnerabilidad extrema” a la contaminación (Aguilar et al., 2016 b).

Zona biológicamente relevante

Además de los artículos constitucionales que respaldan la creación de la propuesta de la Reserva Estatal Geohidrológica (ver Diario Oficial del Gobierno del Estado de Yucatán, 2013), también se describe que en esta región de la Reserva, “se han identificado más de 200 especies de aves entre migratorias y residentes, muchas de ellas utilizan ampliamente los cenotes para su alimentación y resguardo, además de aves canoras y de ornato como dominicos, chichimbacales y loros; aunado a su enorme contenido de endemismos de peces de agua dulce como Ogilbia pearsei (dama blanca ciega o pez ciego de los cenotes), así como el Ophisternon infernale, (anguila ciega yucateca), Poecilia velífera, (moli de vela o  abanderado), incorporados en la lista roja de la UICN y en la NOM059-SEMARNAT-2001 en categoría de amenazados o en peligro de extinción, así como Rhamdia guatemalensis o bagre de cenotes. Entre los anfibios se encuentran Bolitoglossa yucatana o salamandra lengua hondeada la cual es endémica, así como sapos y ranas como Bufo valliceps, Phrynobyas venulosa, Smilisca baudinii e Hyla loquax, entre otras de la región. Los reptiles se representan por las tortugas como Kinosternon scorpioides, K. subrubrus, Terrapene carolina yucatan, Trachemy scripta y Pseudemys scripta entre otras, así como lagartijas e iguanas como Anolis lemurinus, Norops sagraei y Ctenosaria similis, entre los principales, también se han registrado colonias de la especie Geco cola de nabo o Thecadactylus rapicauda que se encuentra en riesgo según Norma Oficial Mexicana NOM-059 (Tec, 2011b). Se presentan también varias especies de serpientes y víboras como la Boa constrictor, Imantode tenuissimus, Lampropeltis triangulum (coralillo), Bothrops asper (nauyaca) y Elaphe triaspis (ratonera) entre las más comunes. Entre los cocodrilos, la especie representativa es el Crocodylus moreletti o cocodrilo de pantano. De igual forma se presenta una gran variedad de mamíferos, entre los que destacan el venado cola blanca, el venado temazate, conejo, tejón, armadillo y algunos carnívoros como jaguar, jaguarundi y el coyote, además de murciélagos”.

Del grupo de los murciélagos, especies como Chrotopterus auritus y Micronycteris microtis -ambos considerados amenazados en México- y Eptesicus furinalis, han sido registrados exclusivamente en cenotes (MacSwiney et al., 2007).

“De aquí que la zona se considera importante por los servicios ambientales de provisión, culturales y de regulación que provee”.

Zona geológicamente importante a nivel mundial

El Anillo de cenotes también tiene otra importancia muy reconocida internacionalmente pero poco conocida en el ámbito local. Este es en el ámbito de las Ciencias Planetarias, pues el anillo de cenotes no puede ser explicado por la teoría tradicional de las manifestaciones kársticas comunes, sino que coincide con el quinto y principal círculo concéntrico de un enorme cráter (Molina, 2015).

La hipótesis indica que un asteroide de más de 10 km de diámetro impactó violentamente sobre la plataforma continental de Yucatán y desencadenó una de las mayores extinciones de la historia de la Tierra. El impacto provocó una gigantesca compresión del orden de 1000 gigapascales y diferentes transformaciones mineralógicas de la roca impactada, conocidas como metamorfismo de choque o de impacto. La potencia mecánica y térmica de este impacto fue equivalente a centenares de veces el actual arsenal mundial de bombas atómicas y nucleares (Arz et al., 2000).

Un modelo actualizado de la estructura de impacto de Chicxulub utilizando nuevos modelos de la anomalía aeromagnética, revelan cinco anillos concéntricos al interior del cráter; el último anillo se correlaciona con el anillo de cenotes, lo cual apoya la interpretación de que el origen del anillo de cenotes está ligado con el cráter producto del impacto del meteoro (Rebolledo Vieyra et al., 2010).

En las ciencias planetarias, el estudio de las colisiones entre cuerpos del sistema solar es un fenómeno fundamental en la teoría de su origen. Cráteres similares son muy comunes en otros cuerpos del sistema solar como en la Luna, Marte, Mercurio o en los satélites de Júpiter y Saturno es posible observar numerosos cráteres formados por el impacto de meteoritos y cometas principalmente en las etapas tempranas de la evolución del sistema solar. En la Tierra las huellas de esta etapa inicial de impactos han sido borradas por los diferentes procesos que continuamente modifican la superficie. Por ello los cráteres terrestres mejor preservados generalmente corresponden a impactos ocurridos en épocas recientes. El cráter de impacto multianular de Chicxulub Yucatán, dada su preservación, es que guarda información del final de la era Mesozoica y que incluye la desaparición de numerosos grupos de organismos, entre ellos a los dinosaurios (Ortiz-Alemán et al., 2002).

La reserva geohidrológica

En el año 2013 un grupo de investigadores liderados por la Dra. Laura Hernández realizaron la propuesta de la reserva hidrogeológica a nivel regional, que incluye además de los municipios arriba mencionados, otros ocho municipios más, con una superficie total de 2192.08 km2.

De esta propuesta, en octubre de 2013 surgió el Decreto número 117 en el Diario Oficial del Gobierno del Estado de Yucatán, misma que establece el “Área Natural Protegida denominada Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes”.

El artículo 8 del Decreto que establece el área natural protegida denominada Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes, indica que: “Dentro de la Reserva podrán realizarse actividades de desarrollo sustentable, siempre que sean compatibles con lo establecido en este Decreto…. y se prohíbe realizar actividades que por su naturaleza impacten significativamente u ocasionen en el corto, mediano o largo plazo, impactos adversos al medio ambiente o a los ecosistemas”.

En general, el Anillo de cenotes en su totalidad, posee una gran importancia biológica, social, cultural y económica. Ya desde el 2004 el Gobierno del Estado de Yucatán, inició el procedimiento para que el Anillo de Cenotes se reconozca como un humedal de importancia internacional dentro de la Convención RAMSAR, hecho que finalmente se logró en 2009 (Sosa-Escalante y Chablé Santos, 2013).

El caso de la Laguna de Yalahau ubicada en Homún, consta de un cuerpo de agua que forma parte del Parque Estatal Lagunas de Yalahau que fue declarada “Humedal de Importancia Internacional RAMSAR”, el 2 de febrero del 2007, con una superficie de 5,683 ha, esto fue publicado por la SEDUMA en su página oficial, es decir, que es un humedal de importancia internacional con especies de flora y fauna en peligro de extinción, según se mencionó en la declaración de Área Natural Protegida. Además al norte de la laguna cuenta con otros factores importantes como un centro cívico-ceremonial prehispánico que según registros del Instituto Nacional de Antropología e Historia cuenta con más de 60 basamentos.

Zona cultural y antropológicamente invaluable

Desde la antigüedad las cavernas han sido un componente esencial para el ser humano, quien les ha dado a esos espacios diferentes usos y significados. Fueron utilizadas –entre otras cosas– como moradas, como refugios y como fuentes de abastecimiento de agua, entre otros. En nuestros días las cavernas de la Península de Yucatán continúan jugando un papel sobresaliente, además de su atractivo turístico que se ha fomentado creando fuentes de empleo.

En el área maya, la evidencia que más abunda en las cuevas y cenotes es la de la época prehispánica que va desde el preclásico hasta el posclásico en un tiempo situado desde el 600 a.C. hasta el 1500 d.C. donde la evidencia que se pueden observar son construcciones arquitectónicas, presencia de ofrendas (principalmente de cerámica), depósitos mortuorios y expresiones gráficas plasmadas en el paisaje kárstico. Estos vestigios en las cuevas refuerzan el papel sagrado que tuvieron en el pasado no sólo como lugares donde se llevaron a cabo actividades rituales, sino también actividades domésticas (Tec 2011 y 2012).

Específicamente, exploraciones en los cenotes de Homún trajeron como resultado el descubrimiento de evidencia subacuática como la existencia de restos óseos humanos y diversas vasijas cerámicas, sin embargo, debido a lo complicado para acceder a estos espacios, la información no circuló para toda la población, sino sólo para ciertos sectores del pueblo como las autoridades, quienes a pesar de los esfuerzos que hicieron para el estudio y protección de éstos, se dieron casos de saqueo y alteración de los contextos. antigüedad de 13,000 años, y hace referencia a los primeros pobladores en la región denominados pre-cerámicos.

La presencia de los vestigios arqueológicos en las cuevas y cenotes de Homún remarcan lo importante que fueron los espacios subterráneos en la cosmovisión maya, incluso en la actualidad, muchas poblaciones consideran a las cuevas como lugares que tienen vida, espacios habitados por los vientos, guardianes, seres sobrenaturales y dioses. Por ello la gente conserva historias cuyos significados han permitido construir en el imaginario, una ideología sobre su entorno que supone culto y veneración a estos espacios liminales subterráneos (Tec 2010).

El agua como recurso de vida

El agua es un elemento que ha sido fuente de vida, salud y riqueza desde los inicios de la humanidad. Ha constituido un factor indispensable para la sobrevivencia humana, razón por la cual en muchas culturas, su existencia es considerada como un elemento sagrado. El agua se ha convertido en el símbolo de vida y objeto de culto. A pesar de su carácter indispensable para todo pueblo, la disponibilidad del recurso está diferenciada históricamente e incluso, muchas poblaciones de Yucatán basaron sus nombres en la presencia de los cuerpos de agua, por ejemplo: Yokdzonot que se deriva yóok’ ts’ono’ot que significa “sobre un cenote”, Abalá como abal ja’ que significa “ciruela de agua”, Chikindzonot que significa “cenote del oriente”, Kancabchén que significa “pozo de tierra roja”, solo por mencionar algunos ejemplos (Evia, 2005).

En la región maya diferentes comunidades usaron los cuerpos de agua naturales para establecer su población, ejemplos de esto los podemos encontrar en las antiguas ciudades mayas de Tikal, Uaxactun en el Petén Guatemalteco, Dzibilchaltun, Ek Balam, Chichén Itzá, Xcoch por mencionar algunos ejemplos donde la sociedad usó una cueva o un cenote como referente para edificarse.

La función del agua como fuente de estabilidad para una sociedad estuvo sustentada por diversos mitos que se crearon en su entorno para garantizar su protección. Tal es el caso del mito de la Serpiente Tsukan que se le conoce por aparecerse a los campesinos en el monte a quienes asusta, pero también a este ser sobrenatural se le atribuye el cuidado de los cenotes (Evia, 2005).

En la actualidad, muchas comunidades mayas usan las cuevas y los cenotes como escenarios para llevar a cabo rituales de petición de lluvia o apaciguamiento de la tierra. Un ejemplo es que durante la época de prolongadas secas en nuestro estado, los pobladores quienes necesitan del agua de la lluvia para regar su siembra de maíz acostumbran realizar la ceremonia del chachak y pedirle al dios de la lluvia Ch’a’a cháak, que derrame agua sobre la tierra. Para estos rituales agrícolas, el uso de agua virgen para la elaboración de bebidas sagradas como el balché y el saká se obtiene de cuevas o cenotes considerados sagrados (Evia 2005).

El agua a lo largo del tiempo además de ser generador de vida, se ha considerado como una entidad anímica y el lugar que la resguarda se le debe pedir permiso, es por eso que los mayas contemporáneos consideran tanto las cuevas como los cenotes como sagrados. El no pedir permiso para la recolección de agua puede tener consecuencia negativas para los pobladores como enfermarse por varios días. Estas creencias se han transmitido de generación en generación pero en los últimos años también es un conocimiento que se está perdiendo. Un dato importante que hay que mencionar es que antes de la instauración de las tuberías del agua potable en los años sesenta, la gente del estado de Yucatán consumía agua de pozo o usaron algún cenote ubicado en el centro del poblado. Incluso, en la actualidad algunas comunidades y regiones de bajos recursos económicos tienen como única fuente de abastecimiento, el agua de pozo para beber  y en general se usa en la vida cotidiana para regar cultivos y beberla aun con la advertencia de que ésta se encuentra contaminada como se ha señalado con anterioridad.

En la región peninsular existe un fuerte concepto de que el agua que se encuentra en las cavernas o en los cenotes está limpia y purificada por naturaleza, esta idea falsa que el agua de lluvia se purifica al atravesar la tierra hasta llegar al manto freático es una creencia popular donde la gente no comprende que en ese proceso no sólo el agua cae, sino también los contaminantes que ellos mismo vierten a la tierra a través de los agroquímicos y otros productos industriales que se usan ahora para el cultivo, sumando a esto que Yucatán no cuenta con un drenaje para verter las aguas negras. La gente desconoce que el manto freático posee conductos subterráneos interconectados.

El turismo local como generador de riqueza

En México, la Península de Yucatán, especialmente los estados de Quintana Roo y Yucatán, son los que más turismo reciben. Según la Secretaría de Fomento Turístico (SEFOTUR) sólo durante el primer trimestre de 2015, más de 310 000 visitantes pernoctaron en el estado de Yucatán (Huesca Tercero, 2017). Y aunque no se tienen datos precisos de la contribución del turismo alternativo a la economía del estado de Yucatán, sí se ha identificado que desde mediados de la década del 2000, el turismo de aventura  ha cobrado relevancia y deja de estar presente únicamente en Celestún, para diseminarse primero a lo largo de la costa yucateca y después hacia el interior del estado (García-Fuentes et al., 2011), estimándose una cifra de más de 40 grupos comunitarios del interior del estado y empresas privadas de la ciudad capital que ofrecen algún tipo de servicio o producto catalogado como ecoturismo (incluyendo turismo de aventura, turismo de naturaleza y turismo alternativo) (Galicia Zamora, 2010). El turismo convencional del “sol y playa” ahora es una opción más de tantas que Yucatán puede ofrecer gracias a su riqueza cultural y paisajística como los humedales, cenotes, grutas y selvas. En particular ha sido el crecimiento de las visitas guiadas a cenotes, cuevas y cavernas y por esta razón, en el 2014 la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (SEDUMA) de Yucatán publicó el “Reglamento de la Ley de protección al medio ambiente del estado de Yucatán en Materia de cenotes, cuevas y grutas”

Particularmente, el municipio de Homún es una comunidad de 7921 habitantes donde 54.50% de las personas son maya hablantes según la encuesta intercensal del total de la población según la encuesta intercensal 2015 del INEGI. El pueblo se encuentra ubicado en lo que fue la zona henequenera, su territorio al igual que las poblaciones circunvecinas se encuentran conectados por antiguos caminos que conducían hacia las antiguas haciendas, muchas de ellas edificadas cerca de uno o más cuerpos de agua. Sobre estos caminos también conocidos como de truck o plataformas, se montaron rieles para facilitar el transporte de las pencas de henequén entre los planteles. Al decaer la industria del henequén en los años setentas las rieles fueron retiradas pero los caminos se continuaron usando por los pobladores para llegar a sus milpas, ir de cacería, buscar leña, así como para llegar a los cenotes.

En los años ochenta, los cenotes de Homún y poblaciones aledañas fueron promovidas principalmente para practicar espeleobuceo o buceo en cavernas, actividad que requiere de una preparación especializada que sólo unos cuantos pudieron desarrollar debido al alto costo que implicaba su práctica. Los cenotes de la región fueron escenarios de encuentros regionales e internacionales de espeleobuceo iniciados desde el año de 1996 por el Gobierno del Estado y organizado por la dependencia estatal Secretaría de Ecología hoy conocida como Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente (SEDUMA). Desde ese entonces, las actividades recreativas en las aguas subterráneas del pueblo se estaban promoviendo para nuevos exploradores e investigadores.

Aunque el turismo siempre ha existido en la población debido a su cercanía a Cuzamá, pasaron muchos años para que el pueblo tomara una iniciativa para abrir al público los cenotes o cavernas localizados en sus terrenos. Hace aproximadamente cinco años el turismo en la población se incrementó marcadamente debido a que algunas instituciones federales como la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) apoyaron algunos proyectos familiares para mejorar la infraestructura en algunos cenotes y así ofrecer al turismo un servicio de calidad. Por otro lado, los propios pobladores y algunos empresarios decidieron invertir en la creación de pequeños paradores con los servicios mínimos básicos de baños, vestidores, infraestructura para acceder al cenote (escalinatas, andadores, pasillos e iluminación), mejoramiento de caminos de terracería, incluso algunos han puesto tiendas o restaurantes por mencionar algunos ejemplos de esta inversión.

El investigador de la UNAM, Dr. Rodrigo Llanes Salazar  publicó en octubre de 2017 en el Diario de Yucatán una editorial en donde sustenta con datos firmes sobre cuánta gente depende del sector terciario (turismo, comercio y otros) en Homún, con un 47.99 %. Cita el Decreto 117 que creó la Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes” y explica cómo el hecho de haber autorizado la instalación de la granja porcícola contradice al Decreto emitido por el mismo gobierno (Evia, 2018).

Para tener una idea de la alta demanda del turismo en los últimos dos años trajo como consecuencia la creación de diversos servicios como la disposición de 20 guías certificados en la NOM 09 y 120 sin ninguna acreditación. En servicios de alimentos se han abierto cuatro restaurantes más otros puestos de comida, cuatro lugares ofrecen hospedaje y existe un grupo organizado de 150 mototaxistas quienes prestan servicio de transporte a los principales cenotes.

El cenote más conocido en la población es el Tza ujun kat que se encuentra a la entrada del pueblo y que casi todo el año es concurrido por la gente local y los propios homunenses para bañarse. Otros lugares visitados son: la laguna de Yalahau, las grutas de Santa María y de Chechebak, así como otros cenotes que incluso, no cuentan con infraestructura pero son bien conocidos como el Oxolá, Aculá, San Juan, por mencionar algunos debido a la información que circula entre los interesados en interactuar con la naturaleza. En la actualidad Homún cuenta con más de 20 cenotes y dos cavernas abiertas al público pero para motivar que el visitante permanezca más tiempo en el pueblo algunos lugares ofrecen otras actividades recreativas como el uso de kayak, tirolesa, rapel y balnearios.

La derrama económica que representa el turismo en dos de los cenotes más representativos del pueblo en un periodo de 15 días en temporada alta, es decir, en vacaciones es la siguiente: el primer cenote puede recibir hasta 3000 personas y el segundo hasta 4500 personas con un promedio de 300 personas aproximadamente por día, más la renta de chalecos que es un pago adicional en caso de que se requiera. A esto es necesario sumar que al día en temporadas altas se ocupan de 70 a 80 mototaxistas para el turismo, más los servicios de alimentación.

El mejoramiento de la economía de los homunenses basado en la exploración de los cenotes también es un factor al que se le debe poner atención y trabajar en propuestas que no sobrecarguen el uso de sus recursos naturales. Debido a la alta demanda en los cuerpos de agua, los cenoteros han llegado a un acuerdo de no exceder la capacidad de carga de su entorno poniendo un límite de 150 personas al día como máximo en algunos cenotes, pero eso no es suficiente, también las instituciones deben trabajar en conjunto para regular no solo la cantidad de gente, sino también en la seguridad de los visitantes, el impacto ambiental de estos nichos de trabajo y una regularización de esta forma de trabajo.

La presencia de una granja porcícola a escasos kilómetros de la zona turística podría acabar con esta forma de uso del territorio por parte de los lugareños. La lucha de la población en contra de su construcción y operación de la megagranja porque constituye una seria amenaza a las actividades turísticas.

El papel de las instituciones del gobierno estatal y municipal que deberían velar por la conservación del ambiente y por la conservación de los empleos de las actividades turísticas no han encontrado los instrumentos legales para detener la construcción y operación de la megagranja porcícola.

La promesa de  instalación de sistemas de tratamiento de residuos sólidos y aguas residuales no satisface a los pobladores ni a los técnicos y científicos locales debido las grandes cantidades que se generarían con una población cercana a los 40 000 cerdos. No hay sistemas de tratamiento que pudieran tratar al 100% los residuos (Garzón-Zúñiga y Buelna, 2003; Méndez-Novelo et al., 2009) y si se intentará un sistema de procesos limpios al 100% los rendimientos económicos de la granja se reducirían considerablemente y podrían hacerla incosteable. De hecho, las granjas porcícolas se instalan en lugares en los que no se paguen los costos de la degradación del ambiente, esas es la razón de que no existan granjas porcinas en Japón, por ejemplo. En otras palabras, la contaminación por malos olores en el aire y la contaminación del agua subterránea es inminente con la operación de la megagranja.

Conclusiones

Homún y otros municipios circundantes están ubicados sobre una zona de gran relevancia hidrogeológica, con un funcionamiento clave para el abastecimiento de agua  con calidad para el consumo humano, que incluye también a la zona metropolitana (Mérida y alrededores). Esta zona ya ha sido decretada como “Área Natural Protegida Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de cenotes” y ocupa una superficie de 2192.08 km2 en donde actualmente se llevan a cabo actividades ecoturísticas de bajo impacto que favorecen a más del 40% de las familias quienes han visto en el turismo un complemento económico a su estilo de vida.

Debido a las características biofísicas que posee el territorio en cuestión  (suelos delgados, acuífero poco profundo, gran cantidad de cenotes y alta biodiversidad), las actividades agropecuarias intensivas, como las megagranjas de cerdos, son un peligro eminente para el acuífero y es una actividad no compatible con el desarrollo local ya que la gran cantidad de desechos, aun con el uso de biodigestores, requiere una disposición final para la cual no hay un sitio adecuado y cercano.

En la entidad yucateca, existen otras zonas al sur del Anillo de cenotes, que presentan una vocación adecuada para el desarrollo de la porcicultura, por poseer suelos más desarrollados, acuíferos profundos y menos presencia de cenotes. A pesar de esto, el establecimiento y buen  funcionamiento de un sistema de tratamiento de residuos es imprescindible.

En la Reserva Estatal Geohidrológica y en general en todo el Anillo de cenotes se deben fomentar las actividades ecoturísticas de bajo impacto, privilegiando la participación de las comunidades y grupos sociales. El llamado turismo rural, turismo cultural y de naturaleza son conceptos que debemos empezar a implementar para hacer de estas poblaciones y sus reservas de agua espacios no sólo recreativos, sino también de respeto y protección.

Además de su belleza natural asociado a un conocimiento ancestral, Homun cuenta con una riqueza cultural tanto subacuática como subterránea con mucho potencial para la investigación. La permanencia y conservación del patrimonio subterráneo permitirá que en el futuro se puedan formalizar en su interior los trabajos arqueológicos. La lucha por la revalorización y conservación de estos espacios no sólo deberá ser desde la perspectiva ecológica, sino también desde el ámbito cultural y sagrado.

 Referencias

Aguilar Y., Bautista F., Mendoza M. E., Frausto O., and T. Ihl. 2016a. Density of karst depressions in Yucatán State, Mexico. Journal of Cave and Karst Studies, v. 78, no. 2: 51-60.

Aguilar Y., Bautista F., Mendoza M. E., Frausto O., Ihl T. and C. Delgado. 2016 b. IVAKY: índice de la vulnerabilidad del acuífero kárstico yucateco a la contaminación. Revista Mexicana de Ingeniería Química, v. 15, no. 3: 913-933.

Arcega-Cabrera F., Velázquez-Tavera N., Fargher L., Derrien M., and E. Noreña-Barroso. 2014. Fecal sterols, seasonal variability, and probable sources along the ring of cenotes, Yucatán Mexico. Journal of Contaminant Hydrology 168: 41-49.

Arz J. A., Arenillas I. y E. Molina. 2000. El impacto de un asteroide en Yucatán y la gran extinción del límite Cretácico/Terciario. Ciencia UANL/Vol. III, No. 2: 154-159.

Bautista F., Frausto O., Ihl T. y Y. Aguilar. 2015. Actualización del mapa de suelos del Estado de Yucatán México: enfoque geomorfopedológico y WRB. Ecosistemas y Recursos Agropecuarios 2 (6): 303-315.

Delgado C. C., Pacheco A. J., Cabrera S. A., Batllori S. E., Orellana R. and Bautista F. 2010. Quality of groundwater for irrigation in tropical karst environment: the case of Yucatán, México. Agricultural Water Management.97, 1423-1433.

Diario Oficial del Gobierno del Estado de Yucatán, 2013. Decreto Número 117 que establece el Área Natural Protegida denominada Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de Cenotes.

https://www.conacyt.gob.mx/cibiogem/images/cibiogem/sistema_nacional/documentos/ANPL/Yuc/1-Dec-RESERV-ANILLO-CENOTES.pdf

Euan Oy, Juan 2018. Inventario de cenotes de Homún. Mecanoescrito inédito. Homún, Yucatán, México.

Evia Cervantes 2018. Homún: el itinerario de lucha de un destino turístico hoy bajo amenaza porcícola en http://mayapolitikon.com/homun-granja-porcicola/

Zamora E. 2010. El potencial de Yucatán para el ecoturismo (442-443). En: Durán R. y M. Méndez (Eds). Biodiversidad y desarrollo humano en Yucatán. CICY, PPD-FMAM, CONABIO, SEDUMA. 496 PP.

García de Fuentes, A., A. Jouault y D. Romero. 2015. Atlas de Turismo Alternativo en la Península de Yucatán. CINVESTAV-UADY. Mérida Yucatán.

Garzón-Zúñiga M. A. y G. Buelna. 2003. Caracterización de aguas residuales porcinas y su tratamiento por diferentes procesos en México. Revista Internacional de Contaminación Ambiental 30 (1): 65-79.

Grosjean, Sergio. 2013 Secreto de los cenotes de Yucatán. Editorial independiente. Mérida, Yucatán, México.

Hoogesteijn-Reul A. L., Febles-Patrón J. L. y V. A. Nava-Galindo. 2015. La contaminación fecal en cenotes de interés turístico y recreacional del estado de Yucatán. Ingeniería 19-3: 169-175.

Huesca Tercero U. 2017. Gestión Territorial en Corredores Biológicos de México. Construcción de capacidades en turismo alternativo en Yucatán como un aporte a la sostenibilidad regional. CONABIO. Ciudad de México.

MacSwiney G. M. C., Vilchis P., Clarke F. M. and P. A. Racey. 2007. The importance of cenotes in conserving bat assemblages in the Yucatan, Mexico. Biological Conservation 136: 499-509.

Méndez Novelo R., Castillo Borges E. Vázquez Borges E., Briceño Pérez O., Coronado Peraza V., Pat Canul R. y P. Garrido Vivas. 2009. Estimación del potencial contaminante de las granjas porcinas y avícolas del estado de Yucatán. Ingeniería 13 (2): 13-21.

Molina E. 2015. Evidencia del impacto meteorítico del límite Cretácico/Paleógeno e interés de los cenotes de Yucatán. Naturalza Aragonesa, 32: 17-22.

Ortiz Alemán C., Urrutia Fucugauchi J., Rebolledo Vieyra M., Soler Arechalde A. M. y O. Delgado Rodríguez. 2002. Investigaciones geofísicas sobre cráteres de impacto y el cráter de Chicxulub (Yucatán, México). Cuadernos del Instituto de Geofísica UNAM Num. 13. 46 pp.

Pacheco, J., Cabrera, A. y R. Pérez. 2004. Diagnóstico de la calidad del agua subterránea en los sistemas municipales de abastecimiento en el Estado de Yucatán, México. “Revista académica de la Facultada de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Yucatán”, UADY, 8 (2), 165-179.

Pacheco-Ávila J. 2002. Contaminación del agua subterránea por nitratos y bacterias: causas y significancia. Tesis para optar al grado de Doctor en Ciencias, Centro de Ciencias de la Atmósfera, Institutos de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y de Sistemas, Geofísica, Geología y Geografía, UNAM. México, D. F.

Pérez-Ceballos R, J. Pacheco-Avila, J.I. Euan-Avila, and H. Hernandez-Arana. 2012. Regionalization based on water chemistry and physicochemical traits in the ring of cenotes, Yucatan, Mexico. Journal of Cave and Karst Studies, v. 74, no. 1, p. 90–102. DOI: 10.4311/2011es0222

Pérez C. R. y J. Pacheco A. 2004. Vulnerabilidad del agua subterránea a la contaminación de nitratos en el estado de Yucatán. Ingeniería 8-1: 33-42.

Polanco-Rodríguez A.,  Navarro-Alberto J.,  Solorio-Sánchez J. Mena Rejón G.,Marrufo-Gómez J.,  Del Valls Casillas T. (2014). Contamination by organochlorine pesticides in the aquifer of the Ring of Cenotes in Yucatán, México.Water and Environment Journal.

Rebolledo Vieyra M., Urrutia-Fucugauchi J. y H. López-Loera. 2010. Aeromagnetic anomalies and structural model of the Chicxulub multiring impact crater, Yucatan Mexico. Revista Mexicana de Ciencias Geológicas 27 (1): 185-195.

Reglamento de la Ley de protección al medio ambiente del estado de Yucatán en Materia de cenotes, cuevas y grutas. 2014. Disponible en:

https://www.poderjudicialyucatan.gob.mx/digestum/marcoLegal/05/2014/DIGESTUM05065.pdf

SEDUMA 2007. Laguna de Yalahau, Homun, Yucatán.

hectáreas.http://www.seduma.yucatan.gob.mx/cenotes-grutas/laguna-yalahau-homun-yucatan.php

Sosa-Escalante, J. y J. Chablé-Santos. 2013. Conservación y manejo de los cenotes. Pp . 63-74. En: Ordenamiento Territorial del Estado de Yucatán: Visión 2030 (G. García-Gil y J. Sosa-Escalante, eds.). Universidad Autónoma de Yucatán. Gobierno del Estado de Yucatán. México. 288 páginas.

Tec Fátima. 2012. Distribución y contexto de las pictografías de Kanun ch’e’en, Homun,Yucatán. Revista Mundos Subterráneos, número 22 y 23. Unión Mexicana de Agrupaciones Espeleológicas, pp. 13-20, México. D.F. ISSN 0188-6215 .

Tec Fátima. 2011. El uso de las cuevas mayas a través de tiempo en Las cuevas de Yucatán Nº 1, la región de Valladolid. Ediciones Xibalba/L’atelier Carmine. Pp. 42-55. ISBN  978-2-9539564-0-5. Montreul, Francia.

Tec. Fátima. 2011b. Anotaciones de la vista en Aktun Muul, bitácora de exploración. Mecanoescrito inédito. Junio 2011. Mérida, Yucatán.

Tec Fátima. 2010. Las cuevas, espacios míticos entre los mayas de hoy. Maya and their Sacred Narratives Text and Context in Maya Mythologies. ISBN 3-931419-16-9. (editado por Geneviève Le Fort, Sebastian Matteo y Christopher Helmke), pp. 149-155. Acta Mesoamericana, Vol. 20.  Verlag Anton Saurwein. Geneva.

 

 

Abrir chat