Ecología, edafología y geografía urbanas

Ecología, edafología y geografía urbanas

Francisco Bautista

El problema

En los últimos tiempos y en todo el mundo la población humana se ha estado concentrando en las ciudades, se transita de poblaciones rurales aisladas, a asentamientos rurales y finalmente a asentamientos urbanos. Así los paisajes rurales cambian a paisajes urbanos que se definen como áreas con una población humana más del 50% del territorio construido y con una densidad de población mayor de 10 individuos por hectárea, con una superficie de territorio circundante denominada periurbana con un porcentaje de construcción  menor al urbano pero mayor al territorio rural. El paisaje periurbano se encuentra rodeado de paisajes rurales, de manera que está entre la ciudad y el campo, y por lo tanto no cuenta con los servicios urbanos y se utiliza con objetivos medioambientales o de servicios a las ciudades, como tratamiento de residuos, deshuesaderos, plantas de tratamiento de aguas residuales, aeropuertos, autopistas, instalaciones ferroviarias, zonas militares, panteones, parques, entre otros.

Las causas de este cambio de uso del territorio de paisajes periurbanos y rurales convertidos en paisajes urbanos se atribuyen al crecimiento natural de la población, a la migración de las poblaciones humanas rurales a las zonas urbanas y periurbanas, migración masiva debido a eventos extremos sociales y naturales. Esta situación lleva consigo cambios en el uso del territorio, beneficios para la población humana urbana por la cantidad y calidad de  los servicios como educación, alumbrado, agua potable, salud, etc. Pero también se presentan cambios en las poblaciones de todos los demás organismos y alteraciones al ambiente que pueden ser positivos o negativos para la población humana, como pandemias, acceso al agua potable, disminución de la biodiversidad, desastres sociales-naturales, problemas generados por alteraciones climáticas, entre otras muchas.

Paisaje periurbano

Figura 1. Paisaje periurbano

 

Ecología urbana

Ante el crecimiento de los paisajes urbanos tanto en extensión como en densidad de población y ante el incremento de los problemas ambientales surge la ecología urbana como una ciencia emergente, de dicha disciplina se generan cuatro categorías de Servicios Ecosistémicos Urbanos:

 

  • Provisión de servicios,  como producción de alimentos, agua y recursos genéticos
  • Regulación de servicios, disminución de anomalías climáticas o eventos meteorológicos extremos, regulación de flujos de agua y tratamiento del agua
  • Provisión de servicios culturales, como recreación , turismo, estéticos y espirituales
  • Provisión de servicios de hábitat y soporte de servicios, como  biodiversidad, polinización, flujos de materia y energía, entre otros.

En el mundo se están formando equipos interdisciplinarios para abordar los problemas urbanos y periurbanos desde una perspectiva ecológica.

 

Suelos urbanos

Por otro lado, los edafólogos (profesionales que estudian a los suelos) también han generado información científica relevante al manejo sostenible de los suelos urbanos, incluso han reconocido el grupo de suelo Tecnosoles que a diferencia de los Antrosoles más claramente influenciados por actividades agrícolas, presenta cambios profundos en su morfología según la clasificación internacional de suelos denominada World Reference Base (WRB, 2007).

Antrosol sobre un edificio

Figura 2. Ejemplo de un Tecnosol, suelo colocado sobre un techo de un edificio para hacer un jardin
 

Los Tecnosoles son suelos cuyas propiedades están originadas por su origen técnico, contienen una cantidad significativa de artefactos (algo en el suelo reconociblemente hecho o extraído de la tierra por el hombre), o están sellados por roca dura técnica (material duro creado por el hombre, que tiene propiedades diferentes a la roca natural). Incluyen suelos de desechos (rellenos, lodos, escorias, escombros o desechos de minería y cenizas), pavimentos con sus materiales subyacentes no consolidados, suelos con geomembranas y suelos construidos en materiales hechos por el hombre. Los Tecnosoles son frecuentemente referidos como suelos urbanos, periurbanos o de minas. Ciudades, caminos, minas, vertederos de basura, derrames de petróleo, depósitos de hollín de carbón y otros semejantes, se incluyen en los Tecnosoles (WRB, 2007).

Aún estos Tecnosoles presentan funciones ambientales que deben ser reconocidas y valoradas al interior de los paisajes urbanos y periurbanos.

En los últimas dos décadas los edafólogos han estado hablando de  las funciones ambientales de los suelos, que son: a) Producción de biomasa (alimento, fibra y energía); b) Reactor que filtra, regula y transforma la materia para proteger  de  la contaminación el ambiente, las aguas subterráneas y la cadena alimentaria; c) Hábitat biológico y reserva genética de muchas plantas, animales y organismos; d) Medio físico que sirve de soporte para estructuras industriales y técnicas, así como actividades socioeconómicas  tales como vivienda, desarrollo industrial, sistemas de transporte, recreo o ubicación de residuos, etc.; e) Fuente de materias primas que proporciona agua, arcilla, arena grava, minerales, etc.; f) Archivo histórico y geológico, que contiene restos paleontológicos y arqueológicos y evidencias geológicas importantes para conservar la historia de la tierra y de la humanidad y para conocer ambientes pasados; g) almacenaje de carbono orgánico con influencia en la regulación del clima. Incluso se está haciendo software para la evaluación de las funciones de los suelos ante el escaso número de edafologós  (ya les hablaré en otra ocasión sobre este tópico).

camellon

Figura 3. Tecnosol amortiguando la contaminación por metales pesados, notece el cambio de color en el primer centímetro de profundidad.
 

Las funciones de los suelos, así como los servicios ecosistemas deben entenderse como términos antropocéntricos y utilitarios, así como para mejorar la comunicación de los científicos con las autoridades y con el público en general sobre la importancia del suelo y de los ecosistemas.

Geografía

Por su parte, la geografía brinda diversas herramientas conceptuales, metodológicas y tecnológicas, como escala, paisaje, sistemas de información geográfica y análisis espacial, entre otras,  que permiten un mejor entendimiento de los procesos ambientales, sociales, económicos y políticos. La geografía puede funcionar muy bien como puente entre disciplinas naturalistas,  sociales, económicas, políticas  y tecnológicas.

La geografía es imprescindible en la elaboración de diagnósticos cuantitativos y cualitativos de las problemáticas ambientales. Cabe recordar que los mapas son extraordinarias herramientas de comunicación y que por lo tanto deberían tenerse en cuenta para la toma de decisiones certeras.

mapa_de_conflictos[1]

Figura 4. Mapa de conflictos de uso de la tierra en una parte de la Reserva de la Biosfera Zicuiran-Infiernillo, Michoacán, México
 

A manera de conclusión

Los problemas de las ciudades, como casi todo problema real y complejo, deben abordarse desde una perspectiva interdisciplinaria e incluso transdisciplinaria, uniendo las habilidades de ecólogos, edafólogos, geógrafos, ingenieros, arquitectos, hidrólogos y un amplio etcétera. En esta ocasión solo he resaltado las disciplinas que me parecen emergentes; sin embargo, las disciplinas tradicionales como la arquitectura y la ingeniería ya están incursionando en los aspectos ambientales.

Las visiones disciplinarias de los problemas ambientales traen nuevos enfoques y generan nuevos paradigmas de investigación y desarrollo; son de suma importancia en la caracterización de los paisajes urbanos y periurbanos; sin embargo, para hacer diagnósticos y pronósticos integrados certeros se hace necesario trabajar en equipos interdisciplinarios.

Si lo que se desea es encontrar soluciones a los problemas ambientales, se hace imprescindible el trabajo transdisciplinario, es decir, incluir todo tipo de conocimiento lo cual deberá incorporar el conocimiento de los anhelos, deseos y necesidades de los habitantes de los paisajes urbanos y periurbanos. Hacer uso de la ciencia, tecnología y sabiduría de manera integrada.

Si les gusto el texto recomienden el blog. Les agradecemos sus comentarios

Referencias
Breuste J., D. Haase y T. Elmqvist. 2013. Urban landscapes and ecosistem services. En: Ecosystems services in agricultural and urban landscapes. S. Wratten, H. Sandhu, R. Cullen y R. Constanza, Eds. Wiley-Blackwell. EEUU.
Blum, WEH, 1993. Soil Protection Concept of the Council of Europe and Integrated Soil Research. In Soil and Environment Vol 1, eds. HJP Eijsackers and T Hamers, pp37-47, Kluwer Academic Publisher, Dordrecht
IUSS Working Group WRB, 2006. World Reference Base for Soil Resources 2006. World Soil Resources Reports No. 103. FAO, Rome. 128 pp.
Szabolcs, I. 1994. The Concept of Soil Resilience. . In: D. J. Greenland and I Szabolcs (pp. 33-40) Soil Resilence and Sustaiable Land Use. CAB Int., Bristol, UK, 561 pp.