La elaboración de la tesis de posgrado es un gran desafío intelectual para los estudiantes, a veces se deja de disfrutar el trabajo, cuando el estudiante se enferma, se embaraza, se casa o simplemente no salen las cosas como se planearon.

¿Qué hacen los estudiantes que terminan en tiempo y forma?

Para responder esta pregunta les contaré la historia de la nueva M en C Anahí Aguilera Pantoja. Ella comenzó su tesis con un proyecto que parecía una buena idea pero que no lograba tener congruencia entre lo que se quería obtener y lo que se programa hacer. Con un nuevo proyecto ya en el segundo semestre ocurrió de nuevo la misma historia, uno era el objetivo y otra cosa eran las acciones a realizar, incluso sin equipo para hacer tales cosas. Esto prendió las alarmas y entonces la estudiante optó por otro proyecto, sobre un tema parecido al original, pero con un proyecto diferente y un equipo de investigación más grande.

 

La estudiante tuvo la fortuna de contar con un comité asesor que le ayudó a esclarecer las ideas, otro grupo de investigadores le abrieron las puertas de dos buenos laboratorios extra con lo cual tuvo equipo, reactivos y asesoría en temas geoquímicos, magnéticos, cartográficos y estadísticos. Con disciplina de trabajo de 8 h diarias de lunes a viernes la estudiante logró realizar un gran trabajo. Ella cuenta que no se desveló como sus compañeros. Supo lidiar con el estrés de la tesis y con su matrimonio reciente. Tuvo que aplicarse para aprender de geoquímica, magnetismo, cartografía y estadística multivariada.

La moraleja de este cuento es:

  • a) busquen trabajar sus tesis en equipos de investigación interdisciplinarios porque así tendrán acceso a equipo, reactivos, asesoría y consejo de varios investigadores, eso les enriquecerá enormemente
  • b) sean disciplinado con sus horas de trabajo, 8 h por día
  • c) pregunten a quien más confianza le tengan, no se “casen” con los asesores, no es infidelidad académica preguntar a otros
  • d) a veces hay que empezar de nuevo y para eso se necesita valor para hacer los cambios pertinentes.

Anahí Aguilera Pantoja ha recibido el premio nacional al segundo lugar en la modalidad tesis de posgrado en el “XXVII Congreso Nacional de Geoquímica” en septiembre del 2017. Presentará su examen el viernes de esta semana y ya tiene trabajo aun antes de graduarse. Preparará ya su ingreso al doctorado  y sus artículos derivados de la tesis al mismo tiempo que trabaja en un proyecto sobre los polvos urbanos y los metales pesados en la CDMX.

Esta es una historia que debe contarse: felicidades Anahí.

Resumen de la tesis.  

La Zona Metropolitana de San Luis Potosí ha contado con un parque industrial en los últimos 50 años y un complejo minero  metalúrgico (CMM) por más de un siglo, transformando cobre, zinc, plomo y arsénico. Alrededor de este complejo se han reportado altas concentraciones de metales pesados (MP) en suelos y aire, así como niveles detectables de plomo en la sangre de niños potosinos y afectaciones a su capacitad de atención. Debido a lo anterior, se realizó un diagnóstico de contaminación, en toda la ciudad.

Se tomaron 100 muestras de polvo urbano y se analizaron las concentraciones de los MP, mediante XRF. A través de mapas geoestadísticos se identificó que las mayores concentraciones de cobre y zinc se encuentran alrededor del CMM y que las zonas que superan los límites de la Guía Canadiense (63 y 200 mg kg-1) se extienden hasta el centro histórico de la ciudad.

Las concentraciones de plomo que rebasan la NOM-147-SEMARNAT/SSA1-2004 (400 mg kg-1) formaron una media luna comenzando junto a los jales del CM-M, dirigiéndose hacia el Este, hasta el centro histórico y subiendo al Norte. Si por otra parte se considera el límite de la Guía Canadiense, prácticamente toda la ciudad de SLP excedió ese valor. Los análisis de varianza por uso de suelo (Áreas Urbanizables, Habitacional, Mixto e Industrial) y tipo de vialidad (Rural, Terciaria, Secundaria y Primaria), mostraron que, en el uso mixto, se localizan las concentraciones más altas de cobre y zinc, mientras que las de plomo son similares entre usos de suelo. La flota vehicular no fue una fuente significativa de Cu, Zn o Pb en la ciudad. Por otra parte, los parámetros magnéticos no pueden ser utilizados como indicadores indirectos de contaminación para el monitoreo de MP en la ciudad debido a que no se correlacionaron con los MP. Sin embargo, se encontró un incremento en la señal magnética en los usos mixto e industrial, así como de las vialidades secundarias y primarias.