(Texto originalmente escrito en español, las traducciones automáticas a otros idiomas pueden tener errores gramaticales)

Por Yameli Aguilar y Francisco Bautista

En un post anterior describimos lo que es el karst y su importancia. Ahora en este breve relato daremos algunos ejemplos más específicos sobre la importancia de vivir en una zona de karst. Para comenzar, recordaremos que la Península de Yucatán (PY) geológicamente está dominada por rocas de carbonato de calcio, carbonato de magnesio y yesos, que son producto de la sedimentación en mares someros. Estas rocas son solubles, mucho más solubles que las rocas ígneas y metamórficas.

La solubilidad de las rocas provoca se incrementa en condiciones tropicales y es por esto que, ante la diversidad de subtipos climáticos que va de semiárido a cálido húmedo con lluvias en verano y lluvia residual de invierno, encontramos en la península de Yucatán diversas expresiones del karst, desde las milimétricas llamadas lapiaz que son los primeros signos de disolución de la roca hasta las lomas aisladas del suroeste de la península de Yucatán. Cabe aclarar que las fracturas también influyen en el relieve ya sea por los lomeríos alineados (Ticul y Sayil) como por las lagunas y las dolinas alineadas.

Particularmente importantes y evidentes son las dolinas, uvalas y poljes. Los cenotes o dolinas en contacto con el acuífero son los rasgos más distintivos. La población obtiene agua a través del bombeo para el uso y consumo.

Las dolinas y uvalas que no entran en contacto con el acuífero propician la alta heterogeneidad espacial en los suelos a distancias muy cortas  como se muestras en la Figura 1. Por lo tanto, es de esperarse, que la biodiversidad (distribución, presencia, abundancia, etc.) de microorganismos, plantas y fauna edáfica también atienda a esta geoedafodiversidad (Figura 2).


rel_suelos Figura 1. Ejemplo de la distribución espacial de los suelos en el relieve, asociación edáfica LPli/CM/LV. A= Leptosol lítico; B= Cambisol; C= Luvisol

edafodiverso

Figura 2. Edafodiversidad en zonas de karst. Para más detalles se recomienda,  http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S2007-90282015000300006&script=sci_arttext

Pero en general, las zonas de karst también son importantes debido a que en ellas se extraen materiales para la construcción, incluso algunas zonas pueden contener minerales raros. Las cuevas, cenotes y grutas, tienen diferentes usos como: 1) sitios recreativos con importancia turística; 2) son laboratorios vivos, zonas con importancia ecológica donde pueden darse endemismos; 3) zonas con una función hidrológica importante; 4) archivos históricos o de importancia arqueológica, antropológica y mística (Figura 3).

usos karst

Figura 3. Sistemas kársticos, importancia y usos: A) Banco de materiales; B) y C) recreativo, turístico; D) y E) archivo histórico, investigación científica, biológica, arqueológica, antropológica, etc. (Fotos: A, B y C: Yameli Aguilar; D y E: Juan Baduy).

Los antiguos mayas empleaban estrategias de protección de los cenotes y aguadas, con el establecimiento de “el toolché”, una franja arbolada de diez metros de ancho o más que los campesinos dejaban alrededor de los cenotes y las aguadas, para evitar que se azolven con tierra arrastrada por las lluvias. Esas franjas de selva —que se mantienen también alrededor de las milpas y  pastizales— funcionan como pequeñas reservas de flora y fauna en las cuales se conservan las especies.

Como puede observarse, reconocer la importancia de vivir sobre zonas de karst, tiene múltiples implicaciones. Por eso es necesario contar con bases de datos y mapas del medio biofísico (relieve, suelos, clima, calidad del acuífero…) y su adecuada integración, debido a que atienden a  aplicaciones como:

  • Una agricultura de precisión, es decir hacer “un traje a la medida”, para un adecuado manejo de las tierras agrícolas y pecuarias
  • Precisar los estudios de los flujos de agua subterránea
  • Establecimiento de perímetros de protección y preservación de acuíferos
  • Propuestas para un manejo adecuado de zonas turísticas, principalmente de cuevas, cenotes y la zona costera
  • Análisis de amenazas y riesgos de colapsos, hundimientos, inundaciones

Es conclusión, ¡una adecuada planeación de uso de suelo! Por lo tanto, si el karst no se conoce, si no se estudia y analiza previamente en los estudios de impacto ambiental o cualquier otro proyecto, se seguirán cometiendo graves errores, que implican costos económicos, vidas humanas y afectaciones a los ecosistemas (Figura 4).

colapso

Figura 4. Nota periodística publicada por el “Novedades de Quintana Roo”, respecto al colapso de la carretera Cancún-Playa del Carmen, donde se reconoce que no se realizaron previamente los estudios técnicos del subsuelo.

Incluso, algunos países como Estados Unidos, tienen guías y documentos con un “Listado de las mejores prácticas de manejo para zonas de karst” (Veni et al., 2001). Estas prácticas cubren una amplia lista de tópicos, desde el manejo de residuos en casa, así como como la recuperación del agua de riego, recuperación de tierras, manejo de nutrientes, sellado de pozos abandonados, condiciones específicas para desarrollos urbanos, industriales y caminos, entre otros. También en los EEUU existe la Association for Mexican Cave Studies (http://www.karstportal.org/taxonomy/term/7)

En la medida que conozcamos más el karst lo podremos estudian mejor, apreciaremos más, cuidaremos más y lo usaremos mejor, en conclusión: viviríamos mejor.

Y ustedes amigos de la Península, ¿sabían la importancia de vivir sobre los sistemas kársticos?, ¿saben qué podemos hacer todos nosotros desde nuestras casas y escuelas?, ¿o qué estudios son de importancia en promover para mejorar las políticas públicas en diferentes contextos?

Abrir chat