La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la exposición de las personas a un ambiente contaminado ocasionó siete millones de muertes por año. La contaminación ahora afecta a un mayor número de personas porque la población se concentra en las ciudades

Un contaminante poco estudiado y valorado como tal es el polvo urbano, que está compuesto por cenizas, suelo, polen, semillas y partículas liberadas al ambiente, a menudo los metales pesados se encuentran presentes en dichas partículas.

muestreo
El tamaño de las partículas está relacionado con su poder de entrada al cuerpo humano, las partículas grandes (más de 10 micras) entran a las fosas nasales, las partículas de tamaño mediano (5 micras) entran a los pulmones y las partículas pequeñas (menores de 2.5 micras entran a los alveolos). Las partículas por si solas ya son tóxicas en los pulmones pero si además contienen metales pesados el poder tóxico se magnifica.

La observación de las partículas del polvo urbano al microscopio electrónico
revela la presencia de esferas de minerales de magnetita y maghemita que son minerales de hierro que encuentran en la ceniza y en los gases de las emisiones de los automóviles y chimeneas de la industria y de  los hogares. Dichas esferas adsorben (llevan pegadas) partículas de metales pesados. Tanto la magnetita como la maghemita son minerales de alta señal magnética motivo por el cual pueden ser identificados  mediante dicha propiedad y de esta manera es posible usarlos en diagnósticos rápidos de cientos a miles de muestras.

Particula

Recientes investigaciones han identificado que el color del polvo urbano está relacionado con la concentración de metales pesados, los colores grises a negros del polvo urbano a menudo son los que contienen mayores concentraciones de metales pesados entre los que destaca el plomo. Otros colores se encuentran más relacionados con los suelos de la localidad.

El polvo urbano contiene la contaminación del día a día, es decir, es un indicador de la contaminación de corto plazo. Se localiza en las calles, aceras, terrazas y al interior de los hogares. El polvo urbano entra en contacto con la población ya sea por ingestión, inhalación o por contacto vía piel.

Por el alto contenido de metales pesados el polvo urbano puede considerarse como un residuo peligroso.

El polvo urbano puede ser considerado como una fuente importante de partículas tóxicas que pueden ser transportadas por el viento a la altura de ingestión de la población, su presencia y la exposición crónica deben considerarse como un factor de riesgo que aumenta la probabilidad de aparición de enfermedades y que por lo tanto el problema de la exposición a los polvos urbanos debe ser considerado un problema de salud pública.

planta

Las formas de protección ante los polvos urbanos es: barrido diario de las calles; usar plantas como barreras en bardas y ventanas; limpiar los zapatos antes de entrar a las casas; barrer la casa diariamente; no tocar ni inhalar el polvo urbano; no ingerir alimentos en la calle.

En el Laboratorio Universitario de Geofísica Ambiental (LUGA) de la Universidad Nacional Autónoma de México hemos estado trabajando en el estudio de los polvos urbanos en las siguientes ciudades: Mérida, Distrito Federal, Morelia, Ensenada, Mexicali, Toluca, Cozumel, Chetumal, Villahermosa y Guadalajara en México, así como Calexico (EE UU), Medellín  y Bogotá (Colombia), Piriapolis y Montevideo (Uruguay) y Murcia (España).  Te invitamos a visitar la página web de LUGA  http://www.ciga.unam.mx/luga/index.html y a dejar un comentario en la parte de abajo.

 

 

Abrir chat