Por Francisco Bautista y Yameli Aguilar

Trabajé por casi 15 años en el estado de Yucatán estudiando el KARST (relieve y los suelos). Durante los últimos 11 años he seguido trabajando en esos temas con mis exalumnos y ahora apreciables colaboradores, son ya 26 años de experiencia. Mi equipo de trabajo ha publicado más de 30 artículos y tres libros sobre los temas mencionados. Comenzamos mencionando la experiencia en el karst de la península de Yucatán para que se tenga en cuenta que los autores de estas líneas somos principalmente académicos sin militancia política partidista.

El “KARST” es un paisaje caracterizado por un relieve formado por la disolución de la roca caliza que da lugar a relieve negativo como los diversos tipos y tamaños de hoyos, depresiones (cenotes o dolinas, uvalas y poljes), así como a relieve positivo como los montículos, colinas, lomas y montañas. Este tipo de paisajes son dominantes en la península de Yucatán. A mayor tiempo de exposición de la caliza a la disolución se genera un relieve positivo y suelos de mayor desarrollo y profundidad. Es común encontrar dolinas alineadas a fracturas de las plataformas calcáreas y lomas alineadas a las fallas como lo es la comúnmente llamada “sierrita de Ticul”. Más información sobre lo que es el karst lo podrán encontrar en https://www.actswithscience.com/que-es-el-karst-y-por-que-es-importante/.

El karst es muy importante en la península de Yucatán porque es geomorfoedafologiamente frágil, biológicamente relevante, geológicamente importante, cultural y antropológicamente invaluable, generador de riqueza para la población local (https://www.actswithscience.com/razones-para-cuidar-el-anillo-de-cenotes-homun-yucatan-y-alrededores/)

Por otro lado, en la península de Yucatán hay una gran cantidad de población indígena que vive en condiciones de pobreza extrema y con escasa instrucción para incorporarse a las actividades industriales de las grandes empresas. Las opciones productivas son el turismo, la agricultura en sentido amplio y el uso de los recursos naturales provenientes de las selvas (miel y extracción de flora y fauna), así como el uso mixto, con plantas de la selva y especies cultivadas como lo son los sistemas silvopastoriles (https://www.actswithscience.com/produccion-de-forraje-en-un-sistema-silvopastoril-a-partir-de-la-selva-mediana/).

Así es que en la península de Yucatán tenemos una plataforma KÁRSTICA con muchos hoyos, una gran biodiversidad, un gran acuífero con agua dulce sin protección natural y una gran población humana en condiciones de pobreza. En estas condiciones se ha pensado en construir un tren maya que lleve empleo y progreso a estas tierras mayas.

La propuesta tiene detractores que defienden la biodiversidad, las culturas mayas (son varias), el patrimonio cultural (arqueológico), el acuífero. Además, se piensa que la construcción del tren maya debe adecuarse a las zonas de KARST sobre las que pasaría, construir infraestructura sobre cavernas, hoyos y dolinas no será fácil. Razones con fundamento y claras desde la oposición al tren maya, una gran afluencia de gente podría contaminar de manera irreversible el gran acuífero de agua dulce que se localiza a unos cuantos metros bajo la superficie y con escasa cantidad de suelo que lo protege.

Si existe la ingeniería para hacer un tren sobre el KARST de la península de Yucatán, en China el tren bala atraviesa una parte del karst de Guilin (https://www.youtube.com/watch?v=MpsBOngBEAc). El problema radicaría en la forma de operarlo. Por ejemplo, si se opera como Cancún donde sale del país el 90% del dinero que ingresa por turismo y solo se queda el 10%, donde hay un Cancún de lujo y un Cancún de pobreza extrema, donde los extremos solo se juntan a manera de servidumbre. Esta es la razón de algunas personas que se oponen a la construcción del tren maya y nosotros estamos con ellos sino hay un claro beneficio social para las comunidades mayas locales, que se vea claramente en la infraestructura, educación, salud y empleo de las comunidades mayas locales.

En otras palabras, para hacer el tren maya debe utilizarse la información científica que ya existe, como el mapa de las depresiones kársticas (https://www.researchgate.net/publication/306847020_Density_of_karst_depressions_in_YucatAn_state_Mexico; https://www.researchgate.net/publication/313715349_Distribucion_de_Suelos_en_ambientes_tectokarsticos_en_la_porcion_este_de_la_Peninsula_de_Yucatan_Mexico), el modelo de la vulnerabilidad del acuífero a la contaminación (https://www.researchgate.net/publication/309193502_IVAKY_Indice_de_la_vulnerabilidad_del_acuifero_karstico_yucateco_a_la_contaminacion), así como otras publicaciones. Pero sobre todo, debe generarse y darse a conocer con transparencia ¿Quién y como se construirá?, ¿Quién y cómo se operará?, ¿Quienes serán los beneficiarios? y ¿Cómo serán beneficiados?.

El tren Maya asociado a un sistema de visitas guiadas a sitios turísticos, como en China, parece ser una buena opción para dar a conocer la cultura y para generar empleos bien remunerados. No hay infraestructura que no genere alguna alteración al ambiente, que no afecte a los organismos, pero también es claro que se requiere infraestructura, educación, salud y empleo. Siempre y cuando los beneficiarios sean AMBOS, los dueños de la tierra y los inversores.

La discusión no debe ser sobre si el tren se hace o no, la discusión debería ser para quien será el beneficio, porque salarios de 80 pesos no lo son.

Para más información sobre el karst puede consultar el siguiente enlace https://www.researchgate.net/profile/Francisco_Bautista