El vivir casi 15 años en el karst me ha permitido conocer las particularidades de sus suelos, su diversidad. Por esa razón, cuando veo los mapas del contenido de carbono orgánico del suelo me horroriza ver errores tan grandes cometidos por mis colegas, el mismo sentimiento me produce escuchar o leer que la península de Yucatán, México es el almacén de carbono orgánico del suelo.

Los inventarios de carbono orgánico en el suelo en zonas de karst se deben hacer de manera muy diferente a como se vienen realizando, se debe tomar en cuenta la discontinuidad o heterogeneidad espacial a distancias cortas, de metros para luego hacer generalizaciones más precisas. Se deben generar datos de densidad aparente y usar la profundidad del suelo no más allá de la real.

Les dejo el resumen del artículo

figura-1

El carbono orgánico en Leptosols con distribución discontinua  en la península de Yucatán

La estimación del COS requiere cuantificar la fracción gruesa (piedras y gravas), la densidad aparente (DA) y la profundidad. Pero el inventario de suelos del INEGI no reporta los dos primeros, en consecuencia los mapas de COS generan grandes dudas.

El objetivo fue evaluar  la variabilidad espacial del carbono orgánico del suelo a distancias cortas, así como los contenidos del carbono orgánico por unidad de área en suelos Leptosols del norte de la península de Yucatán.

Se tomaron 102, el carbono orgánico se analizó con la técnica del dicromato de potasio; se separaron los fragmentos gruesos (grava gruesa, grava mediana y grava fina) de la tierra fina; el color se registró en seco y húmedo; la DA se midió con la cantidad de tierra fina en un volumen de 10×10 cm de superficie por una profundidad variable hasta encontrar la roca. El análisis geoestadístico se realizó mediante kriging ordinario.

Estos Leptosols presentaron valores de COS por debajo de las 100 t ha-1 reportados para esta zona, con valores medios de 32.85, 37.57, 43.72 y 61.93 t ha-1, para suelos pardos obscuros, pardos muy obscuros, negros y grises muy obscuros. Los fragmentos gruesos varían de 6.7 a 96.4 %, con un promedio de 71.15 %.

La cantidad de carbono orgánico edáfico es acorde con los valores reportados en porcentaje pero más bajos a los reportados en unidad de superficies por lo que se está sobreestimando.

El análisis espacial de los suelos a cortas distancias revela una alta discontinuidad y variabilidad tanto en el porcentaje de carbono,  como en la profundidad y cantidad de fragmentos gruesos.

La comparación en el contenido de COS entre suelos debe considerar la discontinuidad espacial y la cantidad de COS en kilogramos por hectárea.

Delgado C, Bautista F, Calvo-Irabien LM, Aguilar-Duarte Y y Martínez-Tellez J. 2017. El carbono orgánico en Leptosols con distribución discontinua  en la península de Yucatán. Ecosistemas y Recursos Agropecuarios. 4(10):  31-38.