(Texto originalmente escrito en español, las traducciones automatizadas pueden tener errores de redacción)

El 2015 es el año internacional de los suelos  y el 5 de diciembre es el día del suelo, estos reconocimientos que la Organización de las Naciones Unidas le da a los suelos se debe a que nos los estamos acabando o degradando como dicen los científicos. Y si los suelos se degradan entonces se pierden sus funciones ambientales, ecológicas y productivas ya que los suelos sirven para: tener agua limpia, producir los alimentos sanos y fibras, producir medicamentos,  evitar desastres ocasionados por fenómenos naturales, generar aire limpio, almacenar carbono y de esta manera ayudar a disminuir el cambio climático, etc. Para explicar las funciones de los suelos y sus nombres antes debo explicar que es el suelo, como se forma, quien lo forma y como se les da un nombre.

Las capas terrestres llamadas atmosfera (aire), litosfera (roca) e hidrosfera (agua)  son bien conocidas porque nos las enseñan en la primaria y en la secundaria; sin embargo, la edafósfera (suelos) no se menciona al mismo nivel que las anteriores. La edafósfera es algo así como la piel del planeta por lo que algunos científicos le han llamado la Geoderma.

Los suelos o la piel del planeta tierra, como todas las pieles, es delgada y frágil, pero muy importante porque en ella se junta la roca (litosfera) por debajo;  el aire (atmosfera) llega por arriba; y a través del suelo pasa el agua (hidrósfera) que viene de la atmosfera. Entonces podemos decir que el suelo se localiza en la superficie del planeta tierra y es el lugar en el que se juntan el aire, agua y roca. Además en el suelo viven muchos organismos, los más pequeños llamados microorganismos como las bacterias y otros organismos unicelulares (protozoarios); la microfauna (por ejemplo, nemátodos, ácaros y colémbolos); macrofauna (por ejemplo, hormigas, termitas y lombrices) y megafauna (como las tuzas y otros roedores), junto con las plantas y los hongos.

El suelo puede ganar y perder materiales, por ejemplo, los gana cuando  caen las hojas de las plantas o con los residuos de la cosechas; los pierde con la   erosión o con el lavado del suelo que ocurre por ejemplo con las lluvias fuertes. El suelo también puede transformar materiales (por ejemplo, residuos de plantas a humus) y los algunos materiales se mueven de un lugar a otro a lo cual se le llama translocación. De esta manera, los procesos edáficos o cosas que pasan al interior de los suelos son la ganancia, pérdida, transformación y translocación de materiales.

Dependiendo la fuerza o intensidad de cada uno de los procesos edáficos, el suelo va adquiriendo las capas horizontales que se forman, llamadas horizontes,  y que en su conjunto forman el perfil de suelo. Entonces el perfil del suelo es la conjunción de las capas u horizontes formados por los procesos edáficos. Muchas veces podemos observar estos perfiles del suelo al viajar por una carretera, muchos caminos  y calles requieren casi rebanar los cerros y eso nos permite mirar el perfil de suelo y sus capas que son los horizontes.

Las fuerzas de la naturaleza determinan la intensidad de los diversos procesos edáficos dominantes y esto conduce a la formación de una gran diversidad de perfiles de suelos (edafodiversidad), esas fuerzas de la naturaleza o factores formadores de suelos son: la roca, clima, relieve, organismos, tiempo y el manejo del hombre.

Como las formas de los perfiles de suelo son muchos los científicos les han dado nombres según la predominancia del factor formador de suelos, así tenemos los suelos con capas de material orgánico (Histosoles), los suelos hechos por el hombre (Antrosoles y Tecnisoles), los suelos con limitaciones para el crecimiento de las raíces  (Cryosoles, Leptosoles, Solonetz, Vertisoles y Solonchaks); suelos influenciados por las cantidades y/o formas químicas del hierro (Gleysoles, Andosoles, Podzoles, Plinthosoles; Nitisoles, Ferralsoles, Planosoles,  Stagnosoles), suelos con acumulación de materia orgánica en la superficie (Chernozems, Kastanozems, Phaeozems y Umbrisoles), suelos con acumulación moderada de sales (Calcisoles, Gypsisoles y Durisoles), suelos con acumulación de arcilla por debajo de las primeras capas del suelo (Retisoles, Acrisoles, Lixisoles, Luvisoles y Alisoles) y suelos con escasa diferenciación de horizontes por los procesos edáficos (Cambisoles, Arenosoles, Regosoles y Fluvisoles). A cada uno de estos nombres se le llama grupo de suelos porque en su interior también hay diferencias de los subprocesos edáficos que influyen en la formación de los horizontes del suelo.

Diapositiva1Cuando a un suelo se le da un nombre de un grupo y se le da nombre a sus características secundarias y terciarias entonces se reconocen los procesos edáficos primarios, secundarios y terciarios. Por ejemplo, si una persona se llama Juan  se dice muy poco de ella, pero si se dice Juan Pérez ya hay más información, y si se dice Juan Pérez González entonces ya se sabe de quien se está hablando. En el caso de los suelos, los apellidos son denominados calificadores primarios y secundarios y estos reflejan las particularidades de los grupos de suelo.

Diapositiva2Por ejemplo,

Epi-Leptic Umbrisol Andic

Es un suelo mineral con acumulación de materia orgánica  pero que es poco fértil porque allí llueve mucho y el suelo pierde sus nutrimentos porque se lava (Umbrisol),  que tiene una profundidad entre 25 y 50 cm (Epi-Leptic);  es ligero de poco peso y retiene mucha humedad; fija  al fósforo por lo que las plantas no lo pueden absorber (Andic). Las tres palabras indican que es un suelo  poco perfil pero que retiene humedad y que puede liberarla lentamente y limpiarla si estuviera sucia. Este suelo alimentará los acuíferos con agua limpia. Por ser ligero es un suelo con alto grado de vulnerabilidad a la degradación por erosión si pierde su cubierta vegetal y si están con pendientes muy inclinadas, si se localiza en las planicies  y se le quita la vegetación entonces se producirá mucho polvo con partículas respirables que afectan la salud humana. Este suelo, por ejemplo,  es poco apto para el cultivo del aguacate, el árbol  puede crecer  allí pero requiere mucha fertilización y las raíces no podrán crecer bien.

 Haplic Umbrisol Panto-Arenic

Es un suelo mineral con acumulación de materia orgánica  pero que es poco fértil porque allí llueve mucho y el suelo pierde sus nutrimentos porque se lava (Umbrisol). Es un Umbrisol típico y con un horizonte arenoso de  más allá de un metro de profundidad. Estos suelos en planicies serian adecuados para el cultivo del aguacate, tienden a la infiltración más que a la escorrentía por lo que drenarán el agua  hacia el acuífero. Ante lluvias fuertes presentan riesgo de movimiento en masa o deslaves en pendientes mayores de 35 grados.

Considerando el ejemplo, en los suelos como entre los hermanos, a pesar de ser de la misma familia (grupo de suelo) hay diferencias notables.

Entonces la importancia del nombre del suelo radica en la perfecta descripción del perfil según sus horizontes formados por los procesos edafológicos gobernados por los factores formadores.

Para estudiar los suelos es necesario hacer uso de la física, química y biología: las ciencias básicas. Al entendimiento de los procesos edáficos se le llama génesis de suelos; la clasificación de suelos es la acción de darles nombre; y la elaboración de mapas o estudio de  la distribución espacial se le denomina geografía de suelos

La importancia del estudio de la geografía de los suelos mediante la elaboración de los mapas radica en que podemos saber lo que pasará en los cuerpos de agua u otros suelos vecinos si se altera o degrada un suelo en particular.  Lo que sucede en un suelo puede repercutir en el mismo sitio o puede repercutir  en otro sitio (suelo o cuerpo de agua) y por ese motivo la geografía de suelos es muy importante para prevenir los desastres sociales.

A pesar de la importancia de los suelos en México hay muy pocos edafólogos y una gran superficie de suelos por conocer, manejar sustentablemente, rehabilitar y restaurar. Hoy en día un tema muy relevante es su conservación, en la medida que cuidemos los suelos tendremos: agua limpia, alimentos sanos, fibras, medicamentos, materiales de construcción, sitios de recreo y un lugar donde vivir.

Por último debo decir a los jóvenes que las ciencias de los suelos los esperan con los brazos abiertos. Si se dedicaran a esta fascinante disciplina científica, como en mi caso también dirán: porque lo conozco; porque sé cómo es; y porque se cómo funciona, Yo amo al suelo.

Abrir chat