Después de una larga espera para la publicación de un capítulo de un libro sobre la “Zonificación agroclimática de la región infiernillo de Michaocán México” por fin veremos muy pronto esta obra ya que hemos recibido las galeras, mientras sale a la luz de manera formal el libro completo, les daremos un avance sobre dicha publicación.

El clima es un factor ambiental de gran relevancia en cuestiones agronómicas, zootecniastas, veterinarias,  ecológicas, riesgos ambientales, salud humana entre otras muchas áreas. La interpretación de la información climática con fines agrícolas sustentables comprende  usar de manera eficiente el agua de lluvia.

mich_clima_fig4_r1La metodología FAO de la zonificación agroecológica consiste en definir zonas homogéneas de tierras en términos de clima, geoformas, suelos, y usos de la tierra. El clima se incluye mediante el concepto de longitud del período de crecimiento (LPC) que es el periodo continuo del año en que las condiciones de humedad y temperatura son idóneas para la producción de cultivos.

La relación entre la precipitación (P) y la evapotranspiración potencial (ETp)  como un cociente P/ETp, determina el inicio, duración, final y tipo de periodo de crecimiento (PC) o de la también llamada lluvia agrícola; se inicia cuando la P excede a la mitad de la ETp y finaliza cuando la P es menor a la mitad de la ETp. Las propiedades de la LPC se utilizan para conocer la distribución e intensidad de la lluvia a través del año, además, se pueden comparar con los requerimientos del agua de lluvia de cultivos de temporal, así como el comportamiento de la vegetación potencial natural.

La selección de las mejores zonas agroclimáticas es de capital importancia para la conservación biológica y para el desarrollo agropecuario y forestal de la entidad, debido a que la gente debe tener lugares para producir sus alimentos y utilizarlos al máximo y de la mejor manera, por el contrario, habrá zonas agroclimáticas donde la producción agropecuaria y forestal esté limitada por clima, relieve o suelos debe ser utilizada como zonas de protección biológica, recarga de acuíferos u otros tipos de conservación.

En el caso particular de estudio de la región infiernillo de Michoacán, las zonas con cuatro y cinco meses de lluvia continua son las de mejores condiciones para la producción agropecuaria y forestal, de ambas zonas deben excluirse aquellas con pendientes abruptas y/o suelos con limitado potencial agrícola. La zona con tres meses de lluvia continua pueden utilizarse para agricultura solo en aquellos casos en el que se cuente con riego agrícola, planicies o piesdemonte y suelos de clase I, II y III. El resto de la superficies debe ser de conservación o de extracción ya que su potencial productivo es bajo.

Bautista F., D. Bautista, C. Delgado, R. Páez, M. Mendoza y G. Álvarez. 2017. Zonificación agro-climática en la región de Infiernillo. Biodiversidad del estado de Michoacán. CONABIO. Ciudad de México, México.