En el mes de diciembre se llega el tiempo de reflexión por la navidad y el año nuevo con los propósitos de cambio. Los que pensamos y trabajamos por el mejoramiento del ambiente y por una mejor calidad de vida tenemos pocos motivos para ser optimistas. Les hago el recuento de los daños.

La población

Se dice que somos muchos y que los recursos del planeta no dan para tan grande población humana. Diversos autores piensan que el planeta podrá llegar a tener cerca de los 9 mil millones de personas para el 2040.

Son los países pobres y los emergentes los que están creciendo, los países desarrollados tiene las tasas de crecimiento muy bajas y algunos no crecen. Sin embargo, en América del Norte (80 años), Europa y Rusia (75 años) así como Oceanía (75 años) son los países en los que la gente es más longeva en comparación con Asia y América del sur (70 años) y África (55 años). En las últimas dos décadas Asia y América del sur han elevado su esperanza de vida en más de 30 y 20 años, respectivamente en comparación con los 10 años de Europa y América del norte. Esta información no se puede desmentir, los datos lo demuestran. El aumento de la población no viene de los países desarrollados. Los países que más crecen en población son los países en los que la esperanza de vida es menor. ¿Será que por eso tienen más hijos?

La población está cambiando de rural a urbana en Asia y África porque en Europa, América del Norte y América Latina ya lo es. Tal vez por el descenso de los precios de los productos agrícolas y por la búsqueda de un mejor nivel de vida.

La degradación de los suelos

Uno de los recursos ambientales que más se ha degradado es el suelo, los mejores suelos del mundo se están degradando (erosión, salinización, sellamiento; compactación, entre otros). La consecuencia de la degradación del suelo se relaciona con la pérdida de la cantidad y calidad del agua en los acuíferos, la pérdida de carbono orgánico y el calentamiento global, la pérdida de fertilidad y la capacidad productiva, la pérdida de estructura y la generación de atmósfera sucia, por mencionar algunas.

Adicionalmente hay que considerar que los mejores suelos para la agricultura no son los de mayor extensión territorial, se estima que solo un 11% de los suelos del mundo son buenos para las labores agrícolas.

Asia y África son los continentes en los que la degradación avanza de manera contundente si no se para en poco tiempo tendrán problemas ambientales y de recursos naturales muy serios con el consecuente deterioro de la calidad de vida. Los países Europeos y Rusia que reciben los alimentos que allí se cultivan podrían llegar a tener problemas de abasto.

Por su conservación los suelos de América Latina es la gran reserva mundial y ante el deterioro de los suelos de Asía y África podrían llamar la atención de los países desarrollados. La expansión de la agricultura en América Latina no será algo bien visto desde los países que ya no tienen recursos naturales que conservar.

América Latina se ha convertido en el mayor exportador neto de alimentos del mundo, superando a América del Norte a inicios de los años 2000 y mostrando una tendencia al alza desde entonces, señala un nuevo informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO” (http://www.fao.org/americas/noticias/ver/es/c/358031/).

desertificación

El agua

En el mundo el 97.5% del agua está salada, es agua de mar. Solo el 2.5% es agua dulce y de esa el 67.9% está congelada, el 0.3% es agua superficial y el resto subterránea. En resumidas cuentas, el planeta no cuenta con una gran cantidad de agua ni dulce ni disponible para el consumo humano.

En EE UU y Canadá así como en Europa se utiliza másdel 50% del agua en la industria y del 30 al 40% en la agricultura. En Asia y África alrededor del 80% se utiliza en la producción de alimentos y en América Latina alrededor del 70%. El uso doméstico es mucho mayor en América Latina con alrededor del 19%, seguido de Europa con el 15.2% y EEUU con un 13.3%.

El uso del agua en la agricultura es enorme, sin agua no hay alimento. Un kg de carne de res requiere 13 mil litros de agua; 1 kg de pollo requiere casi 4 mil litros de agua; 1 kg de arroz requiere 3 mil litros de agua; y una taza de café requiere 140 litros de agua. Con el procesamiento de los alimentos aumenta el consumo de agua.

Por otro lado, China, India y EE UU consumen el 38% de los recursos hídricos disponibles en el planeta. En los EE UU se consumen 1300 millones de litros por día y se calcula que esta cifra es cinco veces más de lo que consumen los europeos, y cientos de veces más de lo que se consume en la India.

La energía

Ahora bien, veamos el uso de energía como indicador de calidad de vida,  y son los países desarrollados los que consumen la energía del mundo, los Estados Unidos de América, Canadá, Australia y Europa.

Las regiones consumidoras de petróleo son América del norte (30.1%), Asia-pacífico (28.8%) y Europa y Euroasia (25.9%). Las regiones de menor consumo de petróleo son Centro y Sudamérica (6%), Medio Oriente (5.9%) y África (3.3%). A mayor consumo de petróleo mayores emisiones de CO2 a la atmosfera y por lo tanto más responsabilidad en el calentamiento global.

consumo de petroleo production_petroleo Reflexiones finales

Con los datos arriba expuestos queda claro que hay países consumidores de recursos naturales ya sea propios o de otros países y que hay países que son proveedores. El uso de los recursos naturales (Agua, aire, suelos, minerales, bosques y animales), la energía, el petróleo y los alimentos no puede seguir siendo igual. No hay recursos naturales en el mundo que alcancen si la humanidad se comporta como las sociedades de occidentales (EE UU, Europa, Rusia y Australia). Los líderes mundiales deben tomar cartas en el asunto, desde mi particular punto de vista el principal reto de la humanidad es el cambio del tipo de desarrollo occidental de consumo inmoderado.

Amsterdam

A nivel personal y siguiendo con la reflexión por la navidad y el año nuevo, termino este texto diciendo que podemos pasar de los buenos deseos a los hechos de la siguiente manera: consumir menos carne (no solo por el miedo al cáncer debido a las carnes procesadas); disminuir el consumo de combustibles fósiles (menor generación de gases de invernadero, aumentar el uso de la bicicleta como en Europa), disminuir el uso de energía eléctrica (moderar el uso de dispositivos móviles, desconectar los dispositivos electrónicos cuando no estén en uso), disminuir la cantidad de ropa y calzado, disminuir todos esos regalos innecesarios que se convierten en basura en el corto plazo.

Abracen y quieran a sus familiares y amigos y traten de que sus buenos deseos se conviertan en hechos para lograr un mundo mejor, al menos con nuestro aporte personal: Feliz Navidad y próspero año.