(Texto realizado en español, las traducciones se realizan automáticamente)

El efecto de la isla de calor en la ciudades por la sustitución de la cubierta vegetal por urbanización es bien conocida, lo que sucede es que la radiación solar calienta la zona urbana, el aire se calienta y sube a las capas más altas de la atmósfera lo cual ocasiona la atracción del aire menos caliente de las zonas periurbana y rural lo que propicia a su vez que la precipitación pluvial llegue a la zona urbanizada, es decir, más agua en donde no se necesita y donde se propician inundaciones (zona urbana) y menos agua donde hace mucha falta para los cultivos (Zonas periurbana y rural). El efecto de la isla de calor se hace más intenso por el nivel del tránsito vehicular y por el uso del aire acondicionado.

Los árboles disminuyen entre 5 y 10 grados Celsius la temperatura del suelo y la disminución de la temperatura llega a ser mayor si se mide sobre asfalto o cemento. El efecto de la sombra y del aumento de la humedad por transpiración de los árboles son las causas del confort que brindan las zonas arboladas. El mejoramiento del paisaje y la sensación de relajación de la gente son dos servicios más que brindan los árboles. Los árboles urbanos fijan el suelo, evitan la erosión, atraen y son refugio de fauna silvestre, además de que producen oxígeno.

Ficus

En los últimos años se han reportado diversos estudios en los cuales se fundamente la importancia de los árboles como captadores de metales pesados y partículas PM10 (partículas menores de 10 micras que pueden ser ingeridas por humanos) en las hojas justo a la altura que respiramos, un servicio ambiental poco conocido. La adsorción de partículas PM10 y de los metales pesados en las hojas de los árboles son particularmente importantes porque dichas partículas PM10 y de menor tamaño junto con los metales pesados son causantes de cáncer en humanos. Las partículas PM10 pueden ser inaladas o ingeridas por la gente de esa manera entran al cuerpo y causan daño a los humanos.

Algunos problemas que ocasionan los árboles en zonas urbanas son la destrucción de las aceras o banquetas, la proliferación de fauna nociva (palomas y sus excrementos), generación de basura (hojarasca), daños al cableado eléctrico y telefónico; entre otros.

Sin embargo, falta mucho por conocer y muchas preguntas por responder, es necesario realizar mayores estudios sobre el arbolado urbano para conocer mejor sus servicios ambientales y disminuir los efectos negativos que pudieran tener, así como trabajar en una mejor selección de las especies a utilizar en las ciudades considerando la diversidad climática, edáfica y geológica de cada zona.

Abrir chat