Los principios religiosos son, en la mayoría de los casos, casi compatibles con las leyes civiles. Por ejemplo los 10 mandamientos en la religión católica son: 1) amaras a dios por sobre todas las cosas; 2) no juraras el nombre de dios en vano; 3) santificarás las fiestas; 4) honrarás a tu padre y a tu madre; 5)  no matarás; 6) no cometerás actos impuros; 7) no robarás; 8) no dirás falso testimonio ni mentirás; 9) no consentirás pensamientos ni deseos impuros; 10) no codiciarás los bienes ajenos. De ellos si no fueran cumplidos cuatro serían delitos (5,6,7,8), tres son de orden moral por lo que es conveniente cumplirlos (4, 9, 10) y tres son puramente religiosos (1, 2, 3).

Parece que no hay grandes problemas por seguir estos 10 mandamientos pero ese 30% religioso conlleva creer sin evidencia y obediencia. El pensamiento religioso va en dos sentidos, en el de la fe y en el de la espiritualidad. La fe es la creencia no sostenida por evidencias. La Fe es la seguridad o confianza en una persona, cosa, deidad, opinión, doctrinas o enseñanzas de una religión.

El problema de ser educados en la fe conlleva a la formación de gente que acepte “su destino”, que acepte lo que le rodea sin disentir, sin pensar, sin analizar, sin discutir. De allí la frase “La fe es ciega”. Los pueblos educados en la fe son más susceptibles a la manipulación.

LaVaticano 2 espiritualidad es otra cosa, es parte de la religión, se refiere a una disposición moral, psíquica o cultural de las personas, implica la búsqueda y práctica de la virtud con la idea de alcanzar estados de bienestar. La espiritualidad impulsa la búsqueda de la forma de vida en armonía individual, social y natural.

No son sinónimas la espiritualidad y la fe. La religión conlleva un componente de espiritualidad; sin embargo, la espiritualidad puede ser laica.

Figura 1. El Vaticano

Por el contrario, el pensamiento científico es observación, deducción, acción y conclusión. Una persona con pensamiento científico hay que convencerla con evidencia y con raciocinio sobre las cosas de la vida.

Una de las características de los científicos es que de entrada no creen lo que se les dice, desconfían y esa desconfianza los hace pensar y de esta manera descubren más cosas y avanza la ciencia y de esa manera cambian sus formas de pensar. A manera de broma se dice que “los científicos no tienen palabra de honor” en el sentido de que las teorías cambian en la medida que la ciencia avanza ya sea por contar con mayores evidencias o por mejores deducciones al conocer procesos.

HumboltLa gente educada con un pensamiento científico no cree en milagros, no cree en adivinos, no cree ni consume la lectura de cartas ni los programas televisivos para conocer el futuro, tan establecidos incluso en países denominados “Desarrollados”.

La gente que usa el pensamiento científico cambias sus ideas cuando se generan mejores discursos, más evidencia en torno a otras formas de pensar. El pensamiento científico se construye día a día. Esta gente sabe que en la vida hay ciclos, que las cosas comienzan y acaban, que la muerte es algo natural, que las facultades se van perdiendo con  el paso de los años de manera natural e irreversible, que muchas causas que generan temor son infundadas. El pensamiento científico genera posturas más sensatas y menos dramáticas en torno a diversos aspectos humanos. La muerte; homosexualidad (solo hay que ver lo que ocurre con otras especies); y la infidelidad (casi inexistente en el reino animal); entre otros aspectos,  son cosas que pueden causar dolor pero no son tragedias. Se es más consiente de la parte animal de la especie humana.

 

Figura 2. Alexander von Humboldt

Los pueblos en los que se promueve el pensamiento científico pueden llegar a ser pueblos difíciles de gobernar porque hay que convencerlos con ideas, razonamientos y con evidencias. Esta es la principal razón por la que muchos gobiernos prefieran seguir apoyando a las religiones y menos a la educación científica.

¿Son incompatibles el pensamiento científico con el pensamiento religioso?

La respuesta es NO. Es posible ser observador, crítico, desconfiado y trabajar en la búsqueda de evidencias para explicar las cosas (pensamiento científico) y ser religioso en el sentido de la práctica de la espiritualidad, de la búsqueda del bien individual, social y natural.

¿Usted que piensa sobre esto? ¿Cómo actúa ante la situación política de su país? ¿Cómo le gustaría educar a sus hijos?

Si le interesa el tema le recomiendo el siguiente libro: Consejos a los jóvenes con vocación científica o de cómo perderle el miedo al estudio de las ciencias.

Le agradezco de antemano sus comentarios.

Libros