(Texto originalmente escrito en castellano)

El negocio de la edición de libros en un país donde la gente lee poco no es negocio para los autores. Además cada vez hay menos lectores de libros y de libros científico menos aun. Al haber poco lectores se imprimen tirajes de 500 a 1000 ejemplares y entonces así se obtiene un costo mayor que si se publicaran 10000, 50000 o más ejemplares; sin embargo, los libros son baratos en México. Tan baratos que el envío es más costoso que el libro.

La aparición de las nuevas tecnologías de la información y las redes sociales han contribuido a  la divulgación de las ideas y de las obras en formato electrónicos (PDF, vídeos, etc.), mucho del material por el cual no se paga y donde no se ha sabido cobrar (por parte del autor).

Las grandes empresas editoras son las que algunas veces pueden hacer negocio, pero no siempre es así ya que la venta de sus obras es a consignación en las librerías y centros comerciales.  Solo en los libros de texto si hay ganancias.

A menudo me preguntan  mis colegas científicos ¿Por qué te metes en la edición de libros?  Pierdes tiempo en eso, dedícate a los artículos científicos en revistas extranjeras con factor de impacto.

He de decir que me gusta que lo que investigo se use en mi rancho, mi ciudad, mi país y para eso hay que hacer libros, científicos y de divulgación.  Una vez platicando con mi “maestro”  un afamado investigador, le comenté que el trabajo estaba terminado: ya se publicó el artículo en una revista con factor de impacto y en inglés, punto final.

Mi maestro me dijo

  • Pues no, no termina la investigación con la publicación del artículo científico en esas condiciones porque muy pocos lo leerán. Hay que escribir un capítulo de un libro, un artículo de divulgación, un texto en un blog, un vídeo,  algo en el idioma de tu gente.
  • Cuando el conocimiento que generaste haya llegado a los libros de texto entonces puedes decir que ya terminaste, me dijo mi querido profesor.

Desde entonces me he dado a la tarea de divulgar lo que hago en mi trabajo de investigación; sin embargo, la escritura, edición, publicación, distribución y venta de los libros ha sido una tarea muy pesada, muy ingrata.

Mis primeros libros y uno de los últimos salieron en ediciones universitarias, muy malas, portadas baratas con fotografías, con muchos errores ortográficos al pasarlos del formato original al formato de edición final (la notación química con la que soy muy exigente con mis alumnos, por ejemplo); largos procesos de edición (años incluso);  y una vez impreso pasa a las bodegas donde pasan años.

Por otro lado, al firmar los documentos de cesión de derechos el autor pierde toda injerencia en la obra, ya no tiene ni voz ni voto para proponer portada, tamaño de libro, tipo de edición (tipo y tamaño de fuente, estilo, etc.), precio de la obra al público, entre otras cosas.

Por ejemplo, uno de mis libros tiene un costo de $ 45.00 casi la mitad de un salario mínimo por día. Cuando los que yo leo valen arriba de los $100 dólares. Con esto quiero decir que los editores universitarios tasan el precio de la obra con base en el papel que usan no en la calidad de la información científica, que seguramente desconocen.

Los pasos del proceso editorial son:

Actividades Responsables Otros
Escritura del libro Coordinadores/Autores Expertos en el tema
Preproducción    
Evaluación del libro Editor Coordinadores, árbitros
Cesión de derechos Editor/autor Abogados
Corrección de estilo Editor Especialista en el idioma
Formación del libro (Portada, tipografía) Editor Diseñador editorial
Revisión de galeras Autor/editor
Registro de la obra Editor
Producción    
Impresión en papel Impresor/Editor Coordinadores/Autores
Postproducción    
Distribución  y almacenaje Editor Coordinador/Autor
Almacenaje y Venta Editor/Libreros

 

Está claro que es muy escasa la motivación para la escritura de manuscritos científicos (Figura 1) ya que además, en las ciencias duras, no son bien vistos a la hora de la evaluación de los autores, no se consiguen los mismos “puntos” que con los artículos. La motivación económica para los autores no es tal, ya que el 10% de regalías, cuando se cumple, se da en especie, es decir, 100 libros por cada mil. El autor debe vender los libros para finalmente ver algo de dinero.

A menudo, los autores deben conseguir dinero de otras fuentes financieras –como sus bolcillos- diferentes de las instituciones en que trabajan para poder hacer frente a los gastos de preproducción y producción.

A manera de resumen esas fueron algunas razones por las cuales hace unos meses nació Skiu (https://www.actswithscience.com/libros/), una editorial que tiene como propósito ayudar a los científicos a publicar sus obras en corto tiempo y con una excelente calidad de preproducción y producción. También ayudan en la postproducción.

Como bien decían mis amigos científicos este es un trabajo que consume mucho tiempo; sin embargo, no estoy solo, en Skiu hay un excelente equipo de trabajo.

Diapositiva1

Figura 1. Productos, actores y motivaciones para hacer un libro

Les invito a que se tomen contacto con Skiu para apoyarles en la publicación de sus libros.

Si desea conocer más sobre el proceso editorial en temas científicos le recomendamos el libro “El arte editorial en la literatura científica” de Arturo Sánchez y Gándara (https://www.actswithscience.com/libros/)

Abrir chat
Powered by